COMPARTE

CAPÍTULO VI

MANEJO DE ESTILO DE VIDA SALUDABLE

El estilo de vida es la forma como cada uno decide vivir, son las cosas que decidimos hacer. El estilo de vida está representado, por ejemplo, en la hora de levantarnos, la higiene personal, en el tipo de alimentos y bebidas que consumimos, en la clase de actividad física que decidimos realizar o no, en si adoptamos comportamientos seguros en la vida diaria y en el trabajo, si actuamos con prevención y responsabilidad en nuestra relaciones sexuales, el manejo del stress, la recreación y el tiempo libre, en  la forma en que nos relacionarnos con los demás y en la actitud que asumimos frente a la vida y los problemas. En síntesis, todos nuestros actos, comportamientos y actitudes, son los que definen el que tengamos o no un estilo de vida saludable. Lastimosamente, como lo señaló la ex Directora de la OMS, estamos ante la globalización de un estilo de vida no saludable.

Los estilos de vida han sido considerados como factores determinantes y condicionantes del estado de salud de un individuo. La Carta de Ottawa, en 1.986, sobre la Promoción de la Salud, considera los estilos de vida saludables como componentes importantes de intervención para promover la salud, dice: «La salud se crea y se vive en el marco de la vida cotidiana, en los centros de enseñanza, de trabajo y de recreo. La salud es el resultado de los cuidados que uno se dispensa a sí mismo y a los demás, de la capacidad de tomar decisiones y controlar la vida propia y de asegurar que la sociedad en que uno vive ofrezca a todos sus miembros la posibilidad de gozar de un buen estado de salud«.

Los estilos de vida saludables retoman el concepto de Promoción de la Salud definida como «la estrategia para proporcionar a los pueblos los medios necesarios para mejorar su salud y ejercer un mayor control sobre la misma.

El sector educativo en Colombia, en su documento de trabajo «Lineamientos para la Educación en Estilos de vida saludables«, publicado en 1997, desarrolla las formas y bases para la inclusión de la temática de estilos de vida dentro del Proyecto Educativo Institucional. Se sugieren algunas actividades a realizar en coordinación con otros sectores para que estudiantes, docentes y comunidad contribuyan a la construcción de una cultura de la salud y faciliten desde temprana edad, la formación de estilos de vida saludables.

La promoción de la salud se refiere principalmente al desarrollo de los patrones de vida sanos y como lo describió Sigerest (1945): la salud se promueve dando un nivel de vida adecuado, buenas condiciones de trabajo, educación, actividad física y mecanismos para el descanso y la recreación.

En general todo proceso educativo conlleva el afectar, modificar  o transformar el comportamiento humano, entendido éste como la manera en que actuamos frente a un estímulo o situación determinada, el cual se deriva de la herencia, la educación familiar y escolar, las relaciones humanas, la situación económica, sociocultural y el nivel intelectual. También tiene que ver con nuestro sentir, pensar y con nuestras creencias.

EL AUTOCUIDADO

El autocuidado se refiere a las prácticas cotidianas y a las decisiones que sobre ellas realiza una persona, familia o grupo para cuidar de su salud; estas prácticas son “destrezas” aprendidas a través de toda la vida, de uso continuo, que se emplean por libre decisión, con el  propósito de fortalecer o restablecer la salud y prevenir la enfermedad; ellas responden a la capacidad de supervivencia y a las prácticas habituales de la cultura a la que se pertenece. 

Entre las prácticas para el autocuidado se encuentran: alimentación adecuada a las necesidades, medidas higiénicas, manejo del estrés, habilidades para establecer relaciones sociales y resolver problemas interpersonales, ejercicio y actividad física requeridas, habilidad para controlar y reducir el consumo de medicamentos, seguimiento para prescripciones de salud, comportamientos seguros, recreación y manejo del tiempo libre, diálogo, adaptaciones favorables a los cambios en el contexto y prácticas de autocuidado en los procesos mórbidos…

Cualquier cosa que una persona pueda aprender, conduce a cambios en uno de los tres campos siguientes del comportamiento: cognitivo, afectivo y psicomotor. Todo aprendizaje equivale a obtener el desarrollo de una forma de comportamiento, bien sea porque surjan o cambien los comportamientos, los afectos o las destrezas psicomotoras en la persona.

El autocuidado tiene que ver con aquellos cuidados que se proporciona la persona para tener una mejor calidad de vida. El autocuidado está determinado por aspectos propios de la persona y aspectos externos que no dependen de ella; estos determinantes se relacionan con los factores protectores para la salud y con los factores de riesgo, que generan, según el caso, prácticas favorables o riesgosas para la salud.

La Doctora OFELIA TOBON CORREA, enfermera especialista en Promoción de la salud de la Universidad de Caldas, en un destacado artículo denominado “El autocuidado, una habilidad para vivir” señala que para cuidar la vida y la salud se requiere del desarrollo de habilidades personales para optar por decisiones saludables, lo cual constituye uno de los cinco componentes de la promoción de la salud, establecidos en la Primera Conferencia Internacional sobre Promoción de la Salud, en Ottawa Canadá, donde se dijo que: La promoción favorece el desarrollo personal y social en la medida que aporte información sobre el cuidado, educación sanitaria para tomar decisiones informadas y se perfeccionen las aptitudes indispensables para la vida; de esta manera se aumentan las opciones disponibles para que la gente pueda ejercer un mayor control sobre su salud y el medio social y natural, y así opte por todo aquello que propicie la salud .

Las estrategias y mecanismos para desarrollar dichas habilidades se relacionan con la autogestión, la educación e información y el autocuidado, mediados por la comunicación.

Las habilidades personales para vivir determinan el estilo de vida de las personas y la manera como ellas se cuidan. El término ‘estilo de vida’ se refiere a la manera de vivir y a las pautas personales de conducta, que están determinadas por factores sociales, culturales y personales; equivale a las actitudes, hábitos y prácticas individuales o familiares, que pueden influir positiva o negativamente sobre nuestra salud. Debido a su gran potencial para influir de manera positiva sobre la forma de vivir de las personas, el autocuidado se constituye en una estrategia importante para la protección de la salud y la prevención de la enfermedad.

La toma de decisiones respecto al estilo de vida está determinada por los conocimientos, la voluntad y las condiciones requeridas para vivir. Los conocimientos y la voluntad son factores internos a la persona y las condiciones para lograr calidad de vida, corresponden al medio externo a ella. Cuando los factores internos y externos interactúan de manera favorable, se logra una buena calidad de vida.

El profesional de salud busca estimular el cambio en las personas, de una actitud pasiva frente al cuidado de su salud a una activa, lo cual implica que las personas tomen la iniciativa y actúen en busca del bienestar deseado; además, se pretende lograr cambios de hábitos, costumbres y actitudes frente al cuidado de la propia vida y la del colectivo; para que esto se dé, se requiere hacer conciencia sobre la importancia de la responsabilidad y el compromiso que se tiene consigo mismo.

Las herramientas para el fomento del autocuidado son las mismas herramientas de la promoción de la salud, que son: La información, educación y comunicación social; La participación social y comunitaria; La concertación y negociación de conflictos; El establecimiento de alianzas estratégicas y el mercadeo social.

Ellas ofrecen a las personas y a los grupos las posibilidades para lograr una mejor calidad de vida: La información, la educación y la comunicación social propician el incremento de conocimientos acerca del fomento de la salud, los problemas de salud y sus soluciones, e influyen sobre las actitudes para apoyar la acción individual y colectiva, e incrementan la demanda efectiva de servicios de salud.

Para el fomento del autocuidado, los profesionales de la salud aplican principios de publicidad y sicología en la búsqueda de aprendizajes significativos, con el fin de promover estilos de vida más saludables. A través de la educación participativa y la información (publicidad, campañas…) se proporcionan elementos de tipo cognoscitivo, afectivo y psicomotor para que, tanto las personas como los colectivos, de manera informada, puedan optar por el empleo de prácticas para cuidarse. Para lograrlo, se recurre a las teorías sobre la conducta, en las cuales se plantea que las personas aprenden comportamientos por diversas formas. Entre estas teorías, por su utilidad en educación, vale la pena resaltar dos en particular:

La teoría del modelaje (ejemplo a seguir): expone como la persona (o el grupo) aprende de otra que le es significativa, por ej., un ídolo de la televisión, un superior jerárquico o el profesional de la salud, que representan un modelo a seguir.

La teoría de los pares (aprendizaje entre iguales): plantea que la persona (o grupo) aprende de las experiencias de otras personas en relativa igualdad de condiciones que ella, acerca de prácticas de riesgo o protectoras, según el caso, para vivir. Esta teoría aplica para el autocuidado, al propiciar encuentros entre personas que están viviendo circunstancias similares y han podido manejarlas de manera saludable, lo cual es muy útil sobre todo en adolescentes; por ejemplo, un club de personas con diabetes. Esta teoría se emplea también en los grupos de auto ayuda, como los alcohólicos anónimos.

Por otro lado, a través de la participación, la comunidad asume como propio el cuidado de sí misma y del ambiente que la rodea; busca aumentar el grado de control y el compromiso mutuo sobre la salud de las personas. Para que haya participación se requiere del empoderamiento (poder con – poder sobre) el cual impulsa el autocuidado.

El empoderamiento se define como la capacidad que tienen las personas y los colectivos para hacerse cargo de sus problemas y hacer avanzar su causa, con el fin de revertir el sentimiento de impotencia, favorecer el sentido de control personal y desarrollar habilidades de movilización y así cambiar las condiciones personales y sociales en pro de la salud. Implica acción social, control de situaciones, transformaciones personales y colectivas; cuando es individual, la persona responde a sentimientos de autoeficacia para actuar y, cuando es comunitario, se genera en el colectivo una acción social aumentada, con redes sociales más fuertes, políticas públicas mejoradas, mayor equidad y transformación de condiciones en general.

El autocuidado lo aplica tanto el individuo sano como el enfermo. Para el sano es importante para mantener su estado de salud y el enfermo para recuperarlo o mejorarlo. Por lo tanto el autocuidado necesario  para  cada persona es distinto. De todas maneras se presentan unas barreras que impiden ejercer el autocuidado tales como la falta de conocimiento, la falta de conciencia de que necesito cuidar de mí mismo es de por si una primera barrera, al igual que la falta de habilidad para hacerlo. Otras barreras que pueden impedir ejercer el autocuidado incluyen las limitaciones físicas, económicas, logísticas, falta de apoyo psicológico y emocional, el agravamiento de la enfermedad, problemas con los tratamientos y el tener varios problemas a la vez.

El tema del autocuidado ha sido abordado por diferentes profesiones, tanto del área de la salud como del área social, debido a que tiene un alto contenido sociológico, antropológico, político y económico, por lo tanto su estudio es de carácter interdisciplinario. Para el profesional de la salud, el autocuidado es un reto puesto que él es llamado a promoverlo. El personal de salud es el responsable del fomento del autocuidado en las personas, tanto con su testimonio de vida sana como con la educación, para que las personas puedan optar por prácticas favorables a la salud.

Finalmente, para que el autocuidado funcione deben participar, además de la persona y la familia, los distintos profesionales de la salud. Porque el autocuidado no significa ausencia de cuidado ni que los profesionales de la salud nos abandonen. Significa es que yo también participo en el cuidado de mi salud, que puedo y debo opinar y participar en la solución de mis problemas,  acatando desde luego los consejos y prescripciones de los especialistas de la salud.

LA PROMOCIÓN DE LA SALUD Y LA PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES

La promoción de la salud es la suma de las acciones de los servicios de salud, las autoridades, los sectores sociales y productivos y la población en general, encaminadas al desarrollo de la salud individual y colectiva.

La promoción de la salud busca que las personas, las familias y la comunidad adquieran hábitos, actitudes y costumbres para mantenerse saludables e identifiquen y modifiquen aquellos hábitos inadecuados (como fumar, ingerir alcohol, etc.). Esto se logra a través de campañas de información, conocimiento y educación permanentes.

Es muy importante que las personas realicen actividades en beneficio de su propia salud para prevenir enfermedades y no esperar a que se enfermen para acudir a los médicos, hospitales y clínicas en busca de atención y servicios de salud.

Adicionalmente, las instituciones y la comunidad en general también realizan actividades de promoción de la salud al desarrollar diferentes obras y programas como el mejoramiento del medio ambiente (actividades en ríos, lagos, calles y veredas) y de los servicios públicos (acueducto, alcantarillado, eliminación de basuras, etc.)

La salud de una persona, de una familia o de una comunidad depende en lo fundamental de cuatro (4) factores que son:

Los Factores Físicos. Como la herencia, que como factor que influye en la salud se puede observar de diversas maneras, por ejemplo, debido a factores heredados, cada organismo responde de manera diferente ante una misma enfermedad o una persona puede padecer de un determinado problema de salud.

Los Factores Sociales. Que ejercen un gran impacto sobre la salud individual y colectiva de todo conglomerado social. Los servicios de salud existen con el fin obvio de influir en la salud, tarea que cumplen dando tratamiento curativo a los enfermos o buscando prevenir la ocurrencia de las enfermedades. Este factor influye en la medida en que las personas hagan uso de él. Igual impacto tiene la situación económica, laboral, de vivienda y recreativa en que se desenvuelvan las personas y su entorno familiar.

Los Factores Ambientales. Que comprenden todo aquello que rodea al ser humano como el aire, las plantas, las montañas, el clima, los animales, las otras personas, la cultura, los modos de vida, etc. Los elementos ambientales al entrar en constante contacto con el organismo humano producen en él diversos cambios y reacciones. En ocasiones éstas son tan severas que ocasionan enfermedades, discapacidades y la muerte.

Los Factores Psicosociales o de comportamiento. Que se expresan en la forma como las personas reaccionan usualmente ante cualquier situación. Existen igualmente comportamientos o hábitos que favorecen la salud (como la toma de presión arterial, dieta balanceada y baja de sal) y otros que la perjudican (como fumar, tener relaciones sexuales indiscriminadamente y sin protección). La influencia de este factor en la salud es enorme, ya que incluso determina si se modifica o no el ambiente o si se acude o no a los servicios de salud.

Los factores anteriormente descritos no actúan de manera independiente, están relacionados entre sí y su influencia sobre la salud varía, pues en algunos casos uno de ellos puede ser más importante que los otros. Por eso debemos tener claro que las personas, las familias y la comunidad en general pueden influir mucho más en la salud, por medio de la promoción y la prevención, haciendo ciertas actividades y, evitando hacer otras, que lo que pueden hacer los médicos y los medicamentos, cuando se enfocan únicamente a curar enfermos.

El secreto estriba en saber qué cosas hacer, cuándo hacerlas y tomar la firme decisión de realizarlas. Por otro lado, muchas enfermedades se pueden prevenir. Algunas se previenen con vacunas (como la poliomielitis, la difteria, la tosferina, hepatitis, sarampión, etc.), otros con la higiene de las personas, de las viviendas y ambientes de trabajo (como la caries dental, la diarrea, parasitismo intestinal, etc.) y otros requieren ciertos cuidados especiales (como las de transmisión sexual, Sida, infarto, etc.)

Está comprobado que prevenir es mucho más barato que curar. Pero además, al prevenir se evita perder días de trabajo, vigor y energía, los daños permanentes que dejan las enfermedades y sobretodo perder la vida. Programar o planear acciones de salud es una tarea sencilla que trae muchos beneficios y contribuye al bienestar de la familia. Este es un hábito que debemos adquirir todas las personas y así evitar gastos de dinero en tratamientos médicos o incapacidades posteriores.

Básicamente realizar un programa de salud personal y familiar consiste en planear las acciones preventivas necesarias para proteger y mejorar la salud; pero sobre todo, establecer cómo realizar estas acciones y determinar cuándo y dónde. Debemos recordar que la prevención de las más importantes enfermedades depende de nosotros mismos, del auto cuidado.

Por otro lado, es indiscutible el papel que hoy viene realizando el Ministerio de salud y los secretarios Departamentales, Distritales y Municipales de salud en el manejo de la promoción de la salud y la prevención de las enfermedades a través de los planes de atención básica. Pero todos los funcionarios de esas secretarías saben que esa labor no es suficiente, que no se viene realizando con la profundidad, la seriedad y la cobertura necesarias para de verdad-verdad erradicar las enfermedades y mucho menos se está capacitando a las comunidades de los sectores más vulnerables con el conocimiento y la preparación suficiente hacia una cultura de la prevención y le manejo de estilos de vida saludable.

Para la muestra de lo que estoy señalando pongamos de ejemplo un caso que llama la atención por lo insólito, espeluznante y trágico, ocurrido el 4 de abril del 2004, en el barrio María Eugenia de la ciudad de Santa Marta, donde el niño Jassir Yamit Vanegas González, de dos años de edad, cuya madre, la señora Angélica González, lo deja solo encerrado en su vivienda y se produce un incendio, terminando con la muerte del niño. ¿Estamos capacitando a las comunidades más vulnerables siquiera en el conocimiento de los riesgos en el hogar? ¿Dónde queda pues la capacitación en cultura de la prevención?

Y estos resultados no se obtendrán de manera razonable y material porque los últimos eslabones de esa cadena, que es la que atiende a las comunidades, no están lo suficientemente preparados y adiestrados, además de que por el fenómeno de la politiquería son removidos permanentemente, donde se pierde la capacitación realizada sobre ellos y el nuevo funcionario toca prepararlo y capacitarlo, continuando con ese ciclo improductivo de manera permanente.

Por otro lado, desafortunadamente nuestro sistema educativo se concentra en la transmisión de datos, de información, de conocimientos creados por otros hace muchos siglos, quitándole muchas veces al alumno – estudiante hasta la posibilidad de cuestionarse, de plantearse contradicciones, de concluir por sí mismo.

El conocimiento, al igual que la tecnología, debe ser útil, asimilable y adaptable. Útil para poder aplicarlo a la realidad social; asimilable, para que se pueda entender, apropiar, reproducir, mejorar, transmitir a otros, lograr desarrollos propios; y adaptable, para acomodarlo a su contexto y a sus necesidades, de manera que se desarrolle la capacidad creadora y transformadora del hombre. De allí la importancia y la grandeza de la famosa frase escrita por el padre de la patria, el Libertador Simón Bolívar, cuando dijo: “Las naciones marchan al término de su grandeza con el mismo paso con que camina su educación”.

De esta manera el conocimiento obtenido a través de procesos educativos debe convertirse en una apropiación inteligente, crítica y creadora de cultura que le permita al individuo entender el mundo que lo rodea y a la vez fomentar el desarrollo de la persona como integrante de una comunidad comprometida con su desarrollo integral.

CAMBIOS ACELERADOS DEL ESTILO DE VIDA OBLIGAN A FOMENTAR LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO UNA PRIORIDAD.

Los beneficios para la salud que se asocian con la práctica de los deportes y ejercicios aeróbicos y de intensidad moderada con regularidad, han sido ampliamente documentados por más de 30 años. No obstante, durante el último decenio han surgido nuevos datos científicos según los cuales la actividad física no tiene que ser vigorosa para aportar beneficios de salud. De hecho, 30 minutos diarios de ejercicio físico de intensidad moderada, durante cinco días de la semana, proporcionan beneficios de salud importantes, según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Esta modesta cantidad de actividad física, al ser frecuente, puede reducir o eliminar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus tipo 2, osteoporosis, cáncer de colon, de próstata y cáncer de mama. La actividad física moderada pero regular —subir escaleras, caminar rápidamente y montar en bicicleta, bailar, nadar, como parte de la rutina diaria— puede reducir el estrés, aliviar la depresión y la ansiedad, estimular la autoestima y mejorar la claridad mental. Además, los escolares que suelen ser activos tienen mejor rendimiento académico y un sentido de responsabilidad personal y social más acentuado que los que son más sedentarios.

La mayor parte de esos beneficios de salud han sido ampliamente divulgados y son conocidos en alguna medida por la población en general. Sin embargo, los estilos de vida sedentarios son los que predominan en casi todas las zonas urbanas en el mundo entero. Tanto es así, que la inactividad constituye uno de los grandes factores de riesgo que explican las proporciones pandémicas actuales de las enfermedades no transmisibles (ENT). En su Informe sobre la salud en el mundo 2002, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que 76% de todas las defunciones en el continente americano en el año 2000 se debieron a Enfermedades No Transmisibles, ENT, siendo esta proporción semejante a la encontrada en zonas desarrolladas de Europa (86%) y del Pacífico Occidental (75%). Ese mismo año se produjeron solo en América Latina 119. 000 defunciones vinculadas con estilos de vida sedentarios.

América Latina y el Caribe han llegado a convertirse en la región del mundo en desarrollo que tiene la mayor urbanización, puesto que más de 60% de la población habita en centros urbanos. Este acelerado crecimiento de la población urbana ha avanzado con más rapidez que el desarrollo de la infra-estructura social y física, el nivel de empleo, los servicios de salud y la vivienda.

 En conjunto, estas diversas tendencias han contribuido a la insuficiencia de los sistemas de transporte, al aumento de los embotellamientos de tránsito y de la contaminación ambiental, a un descenso de los niveles de actividad física tanto en el trabajo como en horas libres y a cambios del panorama físico y social en las zonas urbanas.

Según datos obtenidos de 24 países en la Región de las Américas, más de la mitad de la población es inactiva, es decir, no observa la recomendación de un mínimo de 30 minutos diarios de actividad moderadamente intensa por lo menos 5 días a la semana, que propone la Organización Mundial de la Salud. En varios países del continente americano, la proporción de la población cuya salud está en riesgo debido a una vida inactiva se aproxima a 60%. Se trata de una situación particularmente marcada en personas de 50 años de edad o mayores, quienes representan el sector poblacional que más rápido crece actualmente en América Latina y el Caribe. Además, estas personas mayores tienen la prevalencia más alta de Enfermedades No Transmisibles. Para esta gran población de personas con limitaciones de la movilidad y otros problemas de salud, la cual está aumentando, los ambientes que fomentan un estilo de vida saludable y un mayor acceso al transporte público están cobrando creciente importancia.

COMPORTAMIENTOS SALUDABLES

La promoción de estilos de vida saludable implica conocer aquellos comportamientos que mejoran o socavan la salud de los individuos. McAlister (1981) entiende por conductas saludables aquellas acciones realizadas por un sujeto, que influyen en la probabilidad de obtener consecuencias físicas y fisiológicas inmediatas y a largo plazo, que repercuten en su bienestar físico, mental y en su longevidad. Como prevencionistas, destacamos y recomendamos los siguientes:

  1. Consumir alimentación balanceada y saludable.
  2. Practicar ejercicios físicos.
  3. Realizar exámenes médicos anuales.
  4. Adoptar comportamientos de seguridad.
  5. Evitar el consumo de alcohol, tabaco y las drogas.
  6. Manejar vida sexual con prevención y responsabilidad.
  7. Cultivar alta motivación, el optimismo y la Inteligencia Emocional.
  8. Promover la defensa y conservación del medio ambiente.

Igualmente recordemos que estilo de vida, hábito de vida o forma de vida, es el conjunto de comportamientos o actitudes que desarrollan las personas y las comunidades, que  unas veces son saludables y otras nocivas para la salud.

A continuación desarrollamos los aspectos más importantes de cada uno de estos 8 comportamientos para que ojalá todos los educadores y maestros, nuestros lectores y nuestros presentes y futuros afiliados al Club 100 años de vida saludable, manejen al detalle y con profundidad, ya que si los adoptamos como hábitos de nuestra vida diaria, podemos afirmar con toda seguridad que con nuestro ejemplo personal es como realmente educamos a nuestros estudiantes, a nuestros hijos, familiares y amigos y así promovemos entre todos los colombianos estilos de vida y trabajo saludables que nos permitirán obtener una alta longevidad activa y feliz.

  1. CONSUMIR ALIMENTACIÓN BALANCEADA Y SALUDABLE.

Cuando se trata de comer, todos tenemos hábitos muy arraigados. Algunos son buenos («siempre tomo mi desayuno») y otros no tan buenos («siempre dejo el plato limpio y hasta no estar lleno no dejo de comer»). Pese a que muchos hábitos de alimentación los adquirimos desde la niñez, no significa que sea demasiado tarde para cambiarlos.

Los cambios repentinos y radicales en los hábitos de alimentación, como no comer más que sopa de repollo, pueden llevar a una pérdida de peso a corto plazo. Pero estos cambios exagerados no son saludables ni buenos y no ayudarán en el largo plazo.

En términos de efectos en la salud, los hábitos alimentarios de las personas que viven en las sociedades desarrolladas, han pasado desde los estragos de las deficiencias dietéticas de principios de siglo, a los estragos derivados del exceso, en las últimas décadas. Una nutrición correcta se hace imprescindible para lograr un estado saludable. De hecho, la mayor parte de las enfermedades actuales guardan una estrecha relación con la dieta alimenticia, al decir de los especialistas.

Una buena práctica nutricional se caracteriza por una dieta equilibrada, que contenga todas las sustancias nutritivas esenciales (minerales, vitaminas, proteínas) y un consumo adecuado, evitando una ingesta excesiva de alimentos. O dicho de otro modo, la alimentación saludable es aquella que minimiza el riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con la nutrición.

Las dietas saludables proporcionan una cantidad adecuada de todos los nutrientes esenciales para las necesidades metabólicas del organismo. Además de agua, los alimentos contienen cinco tipos de componentes químicos que aportan nutrientes específicos para el buen funcionamiento del organismo: carbohidratos, lípidos, proteínas, vitaminas y minerales.

Las dos principales causas de morbilidad y mortalidad de la década de los 90, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, se deben en gran medida a comportamientos nutricionales inadecuados. Por ejemplo, enfermedades como el cáncer de colon, el estreñimiento y la diverticulosis se han relacionado con dietas pobres en fibras. Dietas ricas en grasa y sal favorecen la hipercolesteremia y la hipertensión, dos importantes factores de riesgo de la enfermedad cardíaca.

Cabe señalar que entre los hábitos alimenticios más recomendables se encuentran la disminución del consumo de  grasas animales, aumento del consumo de leche y especialmente verduras, frutas y alimentos de alto contenido en fibra, reducir el consumo de azúcar, dulces y harinas refinadas y evitar el consumo de alcohol. Es decir, nuestra dieta para que sea equilibrada debe aportarnos todos los nutrientes básicos y la fibra necesaria a nuestras necesidades, a base de ingerir diversos alimentos de los cuatro grupos básicos: cereales, frutas y vegetales, productos lácteos y carnes y pescados, de acuerdo con las recomendaciones de la guía alimentaria en Colombia.

La mayoría de las personas que comen saludablemente no necesitan consumir suplementos vitamínicos u otros nutrientes. Sin embargo, algunas poblaciones especiales, como por ejemplo las mujeres embarazadas, necesitan una cantidad extra de nutrientes, que aunque se pueden proporcionar introduciendo modificaciones en su dieta, es recomendable que tomen suplementos, como el hierro por ejemplo.

La alimentación para una persona o familia debe ser equilibrada, es decir, debe contener alimentos variados y en cantidades suficientes para cubrir las necesidades de quienes la consumen. Los alimentos se diferencian unos de otros por muchos aspectos como su color, sabor y formas de preparación, pero especialmente se diferencian por la función que cumplen en el organismo: algunos son protectores, otros son reguladores y los otros son energéticos.

Los alimentos protectores también son llamados constructores y contienen sustancias nutritivas que forman los músculos, la sangre, los huesos y las demás partes del organismo. Son muy importantes para el crecimiento, para resistir el ataque de las enfermedades y reparar los daños causados por éstos, para que una mujer embarazada pueda formar al niño que está en su vientre y los adultos enfermos puedan recuperarse del daño ocasionado por una enfermedad. Entre estos se encuentran: Los frijoles, carnes, arvejas, lentejas, soya, garbanzos, leche, huevos y bienestarina.

Los alimentos reguladores son aquellos que suministran al organismo las vitaminas y minerales necesarios para garantizar el buen funcionamiento de todas las partes del cuerpo. Si falta alguna vitamina o mineral se pueden producir enfermedades graves. Ejemplo de estos alimentos son: La guayaba, el limón, piña, naranja, mango, habichuela, zanahoria, ahuyama, coliflor, el repollo y la lechuga.

Los alimentos energéticos son los que aportan al organismo el color y la fuerza necesaria para mantener su temperatura y realizar las diferentes actividades. Así como un carro gasta más gasolina cuando trabaja mucho, el cuerpo de una persona, si trabaja mucho, debe consumir más elementos energéticos. Pero si comen estos alimentos exageradamente, el cuerpo los transforma en grasa. Esta grasa almacenada es la que produce la obesidad y el sobrepeso, haciendo a las personas más propensas a muchas enfermedades. Ejemplo de estos alimentos son: Las harinas, el maíz, arroz, papas, plátanos, trigo, panela, azúcar, aceite y  mantequilla.

El secreto para una buena alimentación está en saber combinar bien los alimentos, para así tener siempre los diferentes nutrientes que necesita el organismo. Se pueden hacer muchas combinaciones buscando los más económicos, pero siempre cambiando y combinando. Siempre tenga en cuenta, en contravía de los vegetarianos puros, que cada comida se debe preparar mezclando alimentos constructores, reguladores y energéticos.

Hay unas recomendaciones sencillas y fáciles de aplicar que pueden influir mucho en la buena nutrición y salud de su familia, tales como:

  1. Sea moderado en el consumo de carbohidratos (arroz, maíz, yuca, dulces, chocolates, harinas en general, panes, galletas). Elija un producto de estos en cada comida.
  2. Consuma aceites vegetales, prefiera los de girasol, maíz y soya. Evite el consumo de margarinas y manteca de cerdo. En lo fundamental consuma alimentos cocidos, pero si frita alimentos, use poco aceite y en lo posible deseche el sobrante, pues este se comporta como una margarina al refritarse.
  3. Consuma poca carne de cerdo, no más de dos o tres (3) veces al mes. Escoja la carne magra, sin gordura visible.
  4. La carne magra de res, la carne de pollo sin piel, pescado y lácteo deben estar presentes como alimentos principales en la dieta.
  5. Recuerde que el organismo necesita agua, por lo tanto se debe consumir diariamente de seis (6) a ocho (8) vasos de líquidos, incluyendo dentro de estos sopas y jugos.
  6. Las mujeres en embarazos requieren mejor alimentación, puesto que de su buena alimentación depende la buena nutrición al bebé.
  7. Los niños y jóvenes requieren buena alimentación porque su crecimiento y desarrollo, así como su resistencia a las enfermedades, dependen de la buena nutrición.
  8. Las mujeres que están amamantando necesitan una alimentación bien combinada y suficiente.
  9. Los enfermos deben alimentarse muy bien, porque necesitan recuperarse rápidamente.
  10. Toda la familia debe evitar el exceso de sal, de grasas animales y los dulces y fritos en general.

Finalmente, como lo señala David De Lorenzo, especialista en el campo de la genoma nutricional, sobre este tema de la alimentación y la nutrición existen dos frases famosas: La primera de ellas dicha por el médico griego, el padre de la Medicina, Hipócrates, quien señaló que “Sea el alimento tu medicina y la medicina tu alimento”, y la segunda la expresó posteriormente Ludwig Feuerbach, filósofo alemán, en 1.850, en su escrito “Enseñanza de la alimentación”, cuando dijo que “El hombre es lo que come”.

POR LEY CONTRA LA OBESIDAD:

OBLIGATORIO SERVIR FRUTAS Y VERDURAS EN LOS COLEGIOS

En lo que se constituyó en una trascendental noticia para el sector hortofrutícola, el legislativo en Colombia determinó que las frutas y verduras deberán estar disponibles de forma obligatoria en los menús de los planteles educativos, tanto públicos como privados, en los que se ofrezcan alimentos a los estudiantes.

Así lo establece la Ley 1355 del 2009, cuando, en su artículo 4º, que habla sobre las estrategias para promover una alimentación balanceada y saludable, señala que Los establecimientos educativos públicos y privados del país en donde se ofrezcan alimentos para el consumo de los estudiantes deberán garantizar la disponibilidad de frutas y verduras” y que “El gobierno nacional a través del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, deberá establecer mecanismos para fomentar la producción de los entes territoriales, la empresa privada y los gremios de la producción agrícola.

Podrá decirse entonces que se les apareció la virgen a los hortofruticultores al contar con una nueva legión de consumidores que antes no tenían, con un positivo efecto dinamizador en la producción, pues estamos hablando mal contados, con casi doce (12) Millones de estudiantes, que durante al menos 180 días al año verán en sus platos una ensalada de verduras, un banano, una mandarina, una porción de papaya, de piña, etc…Que buena esta medida, no solo para los productores sino especialmente para nuestros niños y niñas que contarán con nuevos y saludables alimentos en su paladar que ayudarán a mejorar sus hábitos alimenticios.

Por otro lado, bajo la sombrilla del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar hay una población de casi 4 Millones de niños y niñas que reciben alimentación durante 157 días al año, en planteles de todo el país. Son casi 4 Millones de bocas que, hoy con bajo consumo de frutas y verduras, pero que con esta medida, se convertirán en el mañana en consumidores permanentes y en clientes fijos de estos productos.

El llamado es para que las autoridades nacionales, los padres de familia, las madres comunitarias y toda la sociedad, nos convirtamos en vigilantes para asegurarnos que esta normatividad se cumpla en su totalidad y de manera permanente, para convertir este compromiso social y mandato legal en un hábito de consumo de alimentos saludables.

Finalmente, si bien el adquirir hábitos y costumbres para el consumo de una alimentación balanceada y saludable es el más importante aporte para la salud, también está comprobado que el realizar ejercicios y practicar deportes es otro ingrediente importante y eficaz en el manejo y prevención de muchas enfermedades, el aumento de la longevidad y en general en el manejo de estilo de vida saludable. De allí que los científicos señalen que es en la prevención donde se encuentran las verdaderas pautas para preservar la salud y disfrutar de una longevidad activa y saludable y así alcanzar una muerte digna, como debe ser.  

  1. REALIZAR EJERCICIO FÍSICO Y/O PRACTICAR DEPORTE DE MANERA PERMANENTE.

Realizar una actividad física y/o practicar deporte de manera regular o permanente es el vehículo más adecuado para prevenir el comienzo de las principales patologías físicas y psicológicas que afectan a la sociedad. También es útil para atenuar el grado de severidad cuando el sujeto ya presenta la enfermedad. La práctica del deporte y/o realizar una actividad física moderada, realizada regularmente, repercute beneficiosamente en la salud. Los principales beneficios del ejercicio sobre la salud tienen que ver con la prevención de los problemas cardiovasculares. Las personas que realizan asiduamente ejercicio físico y/o practican deporte  corren menos riesgo de desarrollar y de morir de una dolencia coronaria. También ayuda a controlar el peso y a normalizar el metabolismo de los carbohidratos y de los lípidos.

El ejercicio y la buena forma física pueden proteger a la gente de los efectos perjudiciales del estrés y la ansiedad sobre la salud. Varias investigaciones han mostrado una fuerte evidencia que la realización de ejercicio o gozar de buena salud contribuye a la estabilidad emocional, fruto de la reducción de la ansiedad, la depresión y la tensión. En segundo lugar, aquellos individuos que siguen programas para estar en forma informaron que mejoraron en sus actitudes y actividad laboral. En tercer lugar, la participación en una actividad física regular contribuye a la mejora del auto concepto del sujeto, porque las personas que realizan ejercicio mantienen más fácilmente el peso adecuado, presentan un aspecto más atractivo y se suelen implicar de modo exitoso en distintos deportes y actividades físicas.

EJERCICIOS FÍSICOS PARA LA SALUD Y LA CALIDAD DE VIDA

En un profundo e interesante artículo el Doctor Roberto M. Peidro, Médico Especialista en Medicina del Deporte y Coordinador General del Comité de Cardiología del Deporte, de la Sociedad Argentina de Cardiología, autor del libro Con el corazón en el tango, denominado “Ejercicio Físico Para la Salud y la Calidad de Vida”, señala que la actividad física ha estado asociada a la salud de las personas desde tiempos remotos. Señala que los deportistas de la antigua civilización griega, por ejemplo, ocupaban un lugar destacado dentro de la sociedad y se llegaron a endiosar sus hazañas atléticas. A lo largo de la historia se fue relacionando la longevidad de ciertas poblaciones del planeta con estilos de vida activos y adecuada alimentación.

Durante la segunda mitad del siglo XX una multitud de investigaciones ha logrado demostrar científicamente lo que se sospechaba por datos de la observación diaria. Uno de los primeros estudios epidemiológicos fue desarrollado en Inglaterra a principio de la década del 50 por Jeremy Morris, que ejercía su actividad médica entre los empleados públicos de Londres. Observó durante mucho tiempo a los choferes de buses y comparó sus evoluciones médicas con la de los guardas, que vendían los boletos y caminaban permanentemente por el vehículo subiendo y bajando las escaleras. Los choferes, que estaban siempre sentados, tuvieron un 35% más de infartos de miocardio que los guardas. 

En Estados Unidos, el Dr. Paffenbarger siguió durante más de treinta años la evolución de los alumnos de la Universidad de Harvard y comprobó que aquellos que seguían realizando ejercicios físicos después de su período de estudiante tuvieron una vida más prolongada, con cerca de un 40% menos de infartos que los ex-alumnos sedentarios. La década del 70 fue pródiga en investigaciones sobre los efectos del ejercicio físico en la salud. La Cooper Clinic, de Texas, lideró proyectos de investigación que fueron cambiando los hábitos de millones de personas hacia una vida más activa y promovieron programas de prevención en salud pública donde el ejercicio ocupaba un lugar destacado.

Comenta el Doctor Peidro que en los últimos años, la atención de los médicos cardiólogos estuvo centrada en un estudio muy importante realizado en EEUU con más de 70 mil enfermeras. Pudo observarse que, después de 8 años, las mujeres que caminaban más de 3 horas semanales tenían 35% menos de enfermedades de las arterias coronarias que sus compañeras sedentarias. A esta investigación se sumaron recientes publicaciones que demostraron una reducción del 50% en la mortalidad a 12 años entre hombres mayores que realizaban caminatas de 30, 0 más cuadras por día.

La variedad de estudios que establecieron la asociación íntima entre actividad física y salud cardiovascular llevó a la Asociación Americana del Corazón a declarar al sedentarismo como un factor de riesgo mayor para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Las enfermedades del corazón y las arterias ocupan un triste primer lugar como causa de mortalidad en el mundo occidental. En su aparición y desarrollo están involucrados múltiples factores de riesgo dentro de los cuales el tabaquismo, las alteraciones del colesterol, la hipertensión arterial, el sedentarismo. La diabetes, el estrés y la obesidad ocupan un lugar de relevancia.

El ejercicio físico regular contribuye a combatir todos estos factores y más aún, al actuar directamente sobre el corazón y los vasos sanguíneos, es uno de los elementos más eficaces para prevenir la aparición y la progresión de la enfermedad. En las personas que ya han sufrido una enfermedad cardíaca, se ha comprobado que el ejercicio colabora en el tratamiento, mejorando la calidad y cantidad de años vividos.

Los beneficios del ejercicio físico no están solamente relacionados con la prevención de las enfermedades cardíacas. Los individuos que llevan un estilo de vida más activo se «sienten mejor» y producen en su cuerpo una resistencia superior ante las distintas agresiones que la vida y el paso de los años provocan. Los adultos que conservan una vida activa llegan a edades mayores con mejor predisposición al trabajo y menor dependencia de aquellos que los rodean. Se han comprobado efectos beneficiosos del ejercicio sobre la conservación de la densidad de los huesos con un alto impacto en la prevención de la osteoporosis. Diferentes dolores articulares y musculares se ven aliviados por sesiones especiales de ejercicios y la vida activa previene la aparición de este tipo de molestias.

Los trastornos venosos de las piernas encuentran en la actividad física una de las más importantes y probadas formas de tratamiento. Las molestias físicas y los problemas estéticos que genera la insuficiencia venosa en miles de mujeres pueden ser prevenidos y tratados con programas adecuados de ejercicios físicos.

Pero no todo termina aquí: existe una relación positiva entre el sistema inmunológico (las defensas del organismo) y la actividad física. Varios estudios epidemiológicos han expuesto la menor prevalencia de diferentes formas de cáncer entre las personas físicamente activas y las mujeres que realizan ejercicios físicos en forma regular tendrían menor predisposición a tumores de mama y útero. La actividad física es una herramienta fundamental en la prevención y el tratamiento de la diabetes. De igual manera, es un elemento indiscutible en la terapéutica de la hipertensión arterial.

ACTIVIDADES FÍSICAS PARA LA VIDA DIARIA

A continuación se presentan unos pequeños consejos para lograr que la actividad física forme parte de su vida:

  • Camine en lugar de usar medios de transporte: si utiliza un transporte público, bájese un par de paradas antes de su destino.
  • Use menos su automóvil y, cuando lo haga, trate de estacionar en un lugar más alejado que el habitual.
  • Utilice escaleras en lugar del ascensor.
  • Tómese tres minutos por hora en el trabajo o el hogar para «estirar las piernas» y movilizar los músculos.
  • Aproveche los momentos de ocio para movilizar las articulaciones con ejercicios de poca intensidad.
  • Realice un breve paseo a pie antes del desayuno o la cena (o ambos).
  • Cambie 10 minutos de televisión por un par de vueltas a la manzana.
  • Vaya caminando o en bicicleta a realizar las compras de todos los días.
  • Saque a pasear a su perro todos los días.
  • Cuando camine, trate de ir acelerando su paso progresivamente. Si puede, elija caminos con subidas y bajadas.
  • Cuando mire televisión, trate de hacerlo sentado en lugar de acostado o tendido en un sofá. Ojalá tenga lejos el control remoto para movilizarse cuando quiera cambiar de canal.
  • Hable por teléfono en posición de pie, con mínimos movimientos, en lugar de hacerlo sentado o acostado.
  • Haga las cosas por Ud. mismo. No pida que le traigan algo, búsquelas.
  • Si su trabajo le permite una pausa (hora de almuerzo, por ejemplo) utilice 10 minutos para dar un paseo a pie.

Seguramente estas pequeñas cosas le incentivarán para continuar ya que un mayor bienestar suele acompañar en forma rápida a estas medidas. A partir de allí, un aumento en la velocidad de la marcha diaria, un mayor tiempo dedicado al movimiento y la programación de una actividad regulada podrán alejarlo cada vez más del sedentarismo y mejorar su calidad de vida.

PROGRAMA DE ACTIVIDADES

El Doctor Roberto M. Piedro recomienda que, Una vez tomada la decisión de incorporar el ejercicio a la vida, se deba desarrollar una planificación del trabajo físico. Esta actitud puede contribuir a una mayor adherencia al programa y a conocer los progresos logrados. Puede resultar muy importante planificar días y horarios que serán dedicados a mejorar la aptitud física y mejorar la salud.

Si usted estuvo inactivo muchos años deberá iniciar su entrenamiento con bajas intensidades de esfuerzo. Las caminatas son una excelente manera de comenzar, pero también existen actividades recreativas y deportivas adecuadas para todas las edades y para todos los físicos. No es necesario ser un gran deportista para efectuar juegos grupales con pelota o andar en bicicletas de paseo. Si tiene la posibilidad practique la natación, recuerde que caminar en el agua es un excelente ejercicio y, si se anima, puede comenzar con movimientos de flotación siguiendo los consejos de un profesor.

Los ejercicios empleados se deben ajustar a las características individuales de cada persona. También los deportes elegidos pueden realizarse de distinta forma según la edad, sexo, peso corporal, habilidades naturales, tiempo de inactividad, etc. Compartir con amigos o familiares las actividades físicas diarias es una buena forma para incentivarse mutuamente. Hay que tratar de convencer a la pareja o a algún amigo o amiga, y si no hay alguien para convencer, en el parque cercano probablemente encontrará mucha gente con las mismas inquietudes. No olvidar que el ejercicio físico es una excelente manera para acrecentar los vínculos afectivos, sociales y de comunicación.

Para planificar un programa es necesario tener en cuenta el tipo de ejercicio, la intensidad, la duración y la frecuencia semanal que se adoptarán. Es necesario recalcar que antes de iniciar un programa de actividades es conveniente conocer si el organismo está en condiciones adecuadas para tolerarlo. Esto es más importante a medida que aumenta la edad, más aún si se ha dejado de hacer actividad física por períodos prolongados. La consulta a su médico de cabecera es muy importante.

 

IMPORTANCIA DEL DEPORTE EN LOS NIÑOS

La Práctica Deportiva es recomendable de inculcarse desde edades tempranas, informando a los más pequeños la importancia de tener una Vida Sana, tener cotidianamente la conciencia de una Buena Alimentación y poder interesarnos por los valores que nos propone el Entrenamiento, considerándose al mismo no solo como una forma de ejercitar nuestros músculos, sino como una tarea que nos permite prepararnos ante las distintas adversidades que nos plantea la vida.

Además, el realizar ejercicio físico y/o practicar deporte de manera permanente tiene una gran influencia en la prevención de muchas enfermedades como la obesidad, la hipertensión y la diabetes y aporta una serie de beneficios sobre la salud física y mental de los individuos.

Así las cosas, queda más que evidenciada la importancia del deporte en la vida de todos los seres humanos. De modo que nuestro reto es llevar estos buenos consejos a la práctica e inculcarlos de manera permanente en nuestros estudiantes, en nuestra familia y entre los ciudadanos colombianos y del mundo en general para promover municipios y países con ciudadanos activos, sanos y saludables.

Pero de aquí surge la pregunta obligada y por supuesto se espera de todos los maestros la respuesta sincera y verdadera: ¿La inmensa mayoría de los profesores en Colombia si hacen ejercicio de manera regular o permanente? ¿Practican algún deporte? ¿Cómo hacer para servir de ejemplo a los estudiantes y a la sociedad en general para que nos crean que lo que decimos es verdad, si nosotros no lo tenemos como hábito en nuestras vidas?

Les recordamos a todos nuestros queridos educadores colombianos y del mundo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda hacer 30 minutos diarios de actividad física durante 5 días de la semana, para un total de 150 minutos a la semana, con lo cual, además de consumir una alimentación balanceada y saludable, estaremos manejando un estilo de vida saludable que nos permitirá prevenir ciertos tipos de cáncer, la diabetes y la hipertensión al igual que combatir la obesidad y todas las enfermedades conexas con ella llamadas Enfermedades No Transmisibles, que son las responsables del 70 % de las muertes en el mundo y con ello conseguiremos una vida sana, saludable y activa que nos permitirá pasar el umbral de los 100 años gozando de todas nuestras facultades físicas y mentales hasta morir de viejos, como debe ser, y no de las enfermedades catastróficas como está ocurriendo actualmente no solo en Colombia sino en el mundo entero.

Están comprobados todos los grandes beneficios que nos brinda a los seres humanos el hacer ejercicio físico o practicar deporte de manera permanente, entre los cuales podemos destacar los 10 siguientes:

 

1°. Ayuda a desarrollar nuestras aptitudes: Los deportes y el ejercicio físico van cogidos de la mano. Para realizar según qué tipo de deportes, tenemos que estar físicamente preparados y tener desarrolladas ciertas partes de nuestro organismo, de esta manera podremos rendir  en el deporte que hayamos elegido realizar. Es esta práctica la que nos ayuda a desarrollar nuestras aptitudes, el tener que prepararnos físicamente, nos ayuda a mantenernos en forma y estar ocupados y  distraídos durante un buen rato, perdiendo con alegría la noción del tiempo.

 

2°. Implica trabajar en equipo, lo que ayuda a mejorar las relaciones con los demás: La mayoría de deportes se practican en equipo, como el fútbol, el baloncesto, el tenis, el voleibol, etc… Esto aporta valores muy importantes como el liderazgo, la comunicación, el sacrificio, la paciencia, que ayuda a mejorar a la persona en todos los ámbitos de la vida. Esta serie de  valores nos hacen ser mejores personas, y llevar una vida mejor con los demás y con uno mismo.

 

3°. Ayuda a socializarte con las personas: La mayoría de los deportes ayudan a socializarte con otras personas. Por lo general los deportes se practican por equipos, y  te obligan  y ayudan a interactuar con otras personas, a conocer gente nueva y a hacer nuevos amigos de gustos similares a los tuyos. Por todas estas razones, podemos decir que los deportes ayudan a mejorar la vida social de las personas.

 

4°. Ayuda a relajarnos y desestresarnos: Realizar deportes ayuda a mantener nuestra mente y cuerpo sanos. Como ya sabemos el deporte implica realizar ejercicio físico, lo que ayuda al cuerpo a generar unas hormonas muy saludables para nuestro organismo llamadas endorfinas, que son las encargadas de que nos sintamos más relajados, más felices y desestresados.

 

5°. Ayuda a formar a los adolescentes de una manera constructiva: Introducir a los adolescentes en el mundo del deporte es muy importante, ya que les ayuda a canalizar toda la energía que tienen de manera constructiva, y a ocupar parte del tiempo libre que tienen durante el día. Habituarles a hacer deporte también les ayudará a conocer personas con sus mismos gustos y aficiones, a no rodearse de malas compañías, a tener más y mejores amigos, y sobre todo a evitar mostrar una actitud anti-social ante la vida alejándolos del alcohol, las drogas, la prostitución, de los comportamientos contrarios a la convivencia y del crimen organizado.

 

6°. Ayuda a formar el carácter de las personas: En la mayoría de los deportes siempre existe un equipo ganador y otro equipo perdedor, norma que podemos aplicar en la vida diaria. Cuando la gente tiene problemas y no les salen bien las cosas, tienden a desmotivarse y a desmoralizarse. Pero las personas que practican deportes, están más habituadas a ganar y a perder por lo que asumen mejor la derrota, y saben seguir adelante afrontando las dificultades  y logrando grandes cosas por el camino porque aprenden a manejar mejor sus emociones.

 

7°. Ayuda a tomar decisiones más rápidamente: Las personas que hacen deporte de manera habitual, tienen que tomar decisiones rápidas, dependiendo de la situación en la que se encuentren en aquel momento. Por ello las personas deportistas son capaces de tomar decisiones rápidas y eficaces en su día a día.

 

8°. Ayuda a tener confianza en uno mismo y a subir la autoestima: Hacer deporte mejora el estado de salud y la forma física, y esto hace que nos sintamos mejores con nosotros mismos, y tengamos más confianza. Tener un mejor aspecto y una mejor salud, hace que tengamos la autoestima más alta.

 

9°. Ayuda a tener buena salud: Hacer deporte de manera regular ayuda a mantener el sistema inmunológico fuerte y evita  contraer enfermedades. Realizar deporte abre el apetito, por lo que se come  más y se tiene mayor aporte de nutrientes y vitaminas y hace parte del manejo de estilo de vida saludable.

 

10°. Ayuda a mejorar nuestras habilidades: Practicar deporte nos puede mejorar notablemente la calidad de vida. Nos puede ayudar a ser más aplicados y resolutivos en nuestro estudio y trabajo, a desarrollar habilidades que teníamos ocultas, a  saber dominar más un campo en concreto de nuestro trabajo, e incluso a desarrollar una nueva carrera y actividad en nuestra vid

  1. REALIZAR EXÁMENES MÉDICOS ANUALES.

Siempre la llegada del año nuevo es la época en la que muchos nos sentamos a ver hacia atrás y hacemos el recuento de las metas propuestas el año anterior, cuáles fueron alcanzadas y cuáles no, como por ejemplo comprar el carro nuevo que quería, la casa de mis sueños, viajar a tal parte, cambiar a un trabajo más reconfortante y mejor pagado, etc., etc. Sin embargo, ¿cuántos incluyen en sus metas el mantener una salud óptima, sin la cual no se podría obtener nada de lo demás?

Muy pocas personas incluyen en sus metas anuales «parte» de lo que sería una meta de salud en sus propósitos, como decir por ejemplo «Este año voy a bajar de peso, voy a hacer ejercicios, voy a comer más sano, en enero o febrero me hago los exámenes médico», que serían buenos y excelentes compromisos, ya que sin la salud, ninguna de las metas que nos fijemos podrá ser disfrutada ni por nosotros, nuestras familias ni por quienes nos rodean y nos quieren.

La revisión médica periódica es importante porque nos permite saber que, a menos que se presente un imprevisto, como sería un accidente o una infección, seremos individuos sanos que podremos disfrutar de la vida y de todo lo que en ella viene incluido. Esta no solo nos permitirá saber cuál es el estado actual de nuestra salud, sino también nos ayudará a prevenir otras enfermedades.

La realización de una revisión general está indicada tanto en personas con algún síntoma como las «aparentemente sanas». En este tipo de revisiones se estudian los síntomas que refiere el paciente en el momento de la consulta, lo que permite un diagnóstico y tratamiento precisos. Un examen general de salud permite también diagnosticar enfermedades en fases iniciales, cuando todavía no han dado síntomas, como es el caso de problemas articulares, óseos, enfermedades degenerativas, etc. Además, un chequeo médico es la única forma de diagnosticar precozmente el cáncer, por ejemplo.

El qué o cómo se realice una evaluación médica deberá adaptarse a cada individuo, basados en la edad y el sexo, los hábitos y costumbres del mismo (uso de tabaco, ejercicios, historia familiar de enfermedades, etc.) o las circunstancias laborales a las que sea sometido, pueden determinar la realización de ciertos exámenes específicos. Dependiendo del tipo de trabajo que se realiza se incrementa el riesgo de padecer determinados tipos de enfermedades. En el caso de personas con un trabajo de alta responsabilidad, el estrés favorece la aparición de infarto de miocardio, enfermedades vasculares, etc. Por este motivo, un chequeo médico se recomienda especialmente a estos profesionales.

Al momento de su llegada al consultorio, una vez que se establezca la relación médico-paciente, se iniciará una conversación en la cual su médico recogerá los datos que para usted podrían resultar banales, pero que serán la base de su historia médica y servirán de piedra angular en lo que se realizará más adelante.

Es importante que todos contemos con un «médico de cabecera», quien debe conocernos igual o más que nuestras propias madres. Este médico será quien, a través de los exámenes y encuentros que se nos realicen, determinará si hay signos de alarma a los que haya que ponerle atención.  La historia clínica es el 80% del rompecabezas. El examen médico, que completa el rompecabezas mencionado, debe incluir un examen físico completo, así  no se sienta para nada enfermo. Se revisa minuciosamente al paciente, desde la cabeza hasta los pies.

Una vez realizada la consulta médica, su doctor decidirá qué exámenes le ordenará. Por lo general, hay exámenes de laboratorio que se realizan rutinariamente en estas citas médicas y que nos ayudarán a orientarnos en la búsqueda de ciertas patologías.

Un examen de sangre completo nos puede orientar sobre patologías que merecen especial atención; un examen de orina, en donde la pérdida de parámetros normales nos sirve de guía para decidir la necesidad de otras pruebas; un examen de heces, en donde se buscan parásitos, la presencia de sangre (totalmente anómala en este examen). Pruebas de función renal y hepática, pueden orientarnos sobre la presencia de enfermedades o alteraciones importantes que no presentan síntomas en sus inicios. La realización de otras pruebas, como electrocardiogramas, radiografías de tórax, por mencionar algunas, se efectuará de acuerdo con lo que considere el médico. ¿Qué exámenes se realizarán a cada persona? Será decisión básicamente del médico que le atienda, pero por lo general los mencionados son los básicos.

¿CADA CUANTO TIEMPO DEBO REALIZARME UNA EVALUACIÓN MEDICA?

Mucho se habla de ello. Algunos dicen que debe ser cada año, otros señalan que cada dos años. En fin, no hay un acuerdo claro sobre esto. Sin embargo, cada persona debe establecer entre sus metas mantener un estado de salud adecuado. Y la mejor manera es realizando sus chequeos de manera periódica. Vemos que cuando nacemos, por lo general, nos llevan, al menos el primer año, mensualmente a ver cómo va todo. Del segundo año en adelante nos llevan al menos una vez al año. Y en muchas ocasiones, en un momento no determinado, se pierde la costumbre del chequeo anual del niño «sano».

En el caso de la mujer, con el inicio de sus visitas periódicas al ginecólogo, se restablece este control de salud. Sin embargo, los varones, después de la pubertad, no pisan un consultorio sino hasta que, a la edad de 40 ó 50 años, se les presenta un síntoma que les asusta.

Lo ideal sería que cada individuo se realizara una evaluación médica anual. Es la mejor manera de saber que todo está bien, o de buscarle una solución temprana a lo que no esté tan bien. En algunos casos especiales, su médico podría preferir realizarle estudios o chequeos más seguidos (cada seis meses, por ejemplo).  

Conversen estas decisiones con su médico, entérese de todo lo que pasa dentro y fuera de su cuerpo. Usted es la persona que, en un momento dado, se verá afectada por cualquier cosa que pase, así que pregunte, indague, cerciórese de conocer todo lo que le afecta, lo que tiene, y de qué hacer para prevenir el avance o la aparición de ciertas enfermedades.

RECOMENDACIONES

Establezca una fecha, fácil de recordar y relacionar, para la realización de su evaluación médica, así sea anual o cada dos años. Podría, por ejemplo, escoger el mes de enero o febrero, o el de su cumpleaños. Sabe que antes de que se acabe ese mes debe haber visitado a su médico y haber obtenido los resultados de los estudios que se le hayan practicado.

Las jóvenes no tienen que esperar iniciar relaciones sexuales para visitar a un ginecólogo. Los ginecólogos tienen procedimientos especiales para realizar el Papanicolaou a estas jovencitas, sin que ello implique la pérdida de su virginidad. Y es la mejor manera de asegurarse de que no hay patologías que podrían ser base de lamentaciones futuras.

La realización del tacto rectal y el examen de la próstata no disminuyen la hombría; sin embargo, puede salvar muchas vidas. Es un examen que todo hombre debe realizarse a partir de los 40 años, y de ahí en adelante repetirlo de manera anual. En el caso de hallazgos sospechosos, o historia familiar de cáncer prostático, pudiera ser necesario menos tiempo entre un examen y otro. Señores, no se preocupen, este examen no afecta para nada su masculinidad.

Con una evaluación médica periódica no se garantiza que no aparezcan patologías o enfermedades de las que podríamos morir, pero disminuye muchísimo la posibilidad de morir por ellas. El encontrar un cáncer en etapa temprana permite combatirlo con más probabilidad de curación que si se encuentra en estado avanzado. La detección de otras patologías permitirá su control adecuado, ofreciéndonos una mejor calidad de vida a nosotros, nuestros familiares y a quienes nos rodean y nos quieren. Piense en ello, acuérdese que es mejor prevenir que lamentar…

  1. ADOPTAR COMPORTAMIENTOS DE SEGURIDAD.

En Seguridad y Salud en el trabajo existen unos axiomas muy importantes entre los cuales podemos destacar el que señala que “los accidente no ocurren por casualidad”, y que para que ocurra un accidente existe una cadena de acontecimientos entre los cuales se destacan los actos inseguros o fallas humanas y las condiciones riesgosas o peligrosas y de aquí se desprende otro axioma que cuantifica el anterior y señala que “el 90 % de los accidentes ocurren por actos inseguros o fallas humanas” y que el 10 % restante ocurre por las condiciones riesgosas o peligrosas.                                     

Igualmente la seguridad y salud en el trabajo señala otro axioma clave y es el de que “todos los accidentes son prevenibles”…Si esto es así y si el 90 % de los accidentes ocurren por actos inseguros o fallas humanas, entonces queda claro que necesitamos desplegar de manera urgente una amplia campaña para impulsar la cultura de la prevención a través de programas permanentes de capacitación y entrenamiento dirigidos a fortalecer entre los estudiantes, trabajadores y la sociedad en general la adopción de comportamientos seguros en el trabajo, en la escuela, en el hogar, en el deporte, en las vías públicas, en las relaciones sexuales, y en fin, en todos los actos y actividades de nuestra vida.

No hay la menor duda entonces que esta es una de las acciones urgentes que debemos desplegar para poder prevenir y evitar tantos accidentes, enfermedades y muertes que hoy están impactando la vida de todos los colombianos. Finalmente, de este análisis se desprende otro axioma de la seguridad y es aquel que señala que “Nadie previene lo que no conoce”…De tal suerte que estamos obligados a preparar y capacitar a toda nuestra sociedad en la cultura de la prevención como la antesala para cambiar nuestros hábitos, costumbres y comportamientos dañinos por unos seguros y saludables donde se eviten los actos inseguros y empecemos de verdad-verdad a caminar por el otro axioma de la salud, más conocido y aceptado por todos, de que “Es mejor prevenir que curar”…De tal suerte que el tema más importante a desarrollar en todos los programas de salud y seguridad en el trabajo necesariamente debe ser el impulso de la cultura de la prevención y el manejo de estilos de vida y trabajo saludables.

Las tasas de muerte por accidentes persisten como la tercera causa de muerte en los países desarrollados. La mayor parte de los accidentes podrían ser evitados, pues la mayoría de ellos son ocasionados por la conducta de los individuos.

Comportamientos inapropiados en el trabajo, en el deporte, en el hogar, en las vías públicas, el manejo de automóviles, medicamentos, armas blancas y de fuego, sustancias tóxicas, fuego, etc., son una fuente considerable de lesiones. Aproximadamente las dos terceras partes de las muertes por accidente no son intencionadas. La mayor parte de las lesiones se deben a los accidentes automovilísticos y a los ocurridos por armas de fuego.

Si excluimos el primer año de vida, las lesiones se convierten en la causa principal de muerte durante las primeras cuatro décadas de vida del individuo. La mitad de las muertes en los niños y adolescentes también se deben a los accidentes. Se pierden anualmente más años de trabajo por lesiones y muerte relacionadas con los accidentes que por ninguna otra causa. Los jóvenes, los pobres y las personas de edad avanzada sufren más lesiones que el resto de la población. Los mineros y los trabajadores de industrias, de la construcción y agrícolas son el colectivo que presentan un mayor número de lesiones incapacitantes.

LOS RIESGOS EN EL HOGAR, EN LAS CALLES, EN LA RECREACIÓN Y EL DEPORTE.

La gran mayoría de los accidentes se producen por la falta de prevención y esto depende de usted y de su familia, quienes deben conocer y promover las medidas de precaución. Claro que como ya lo hemos señalado anteriormente y debemos repetirlo hasta el cansancio: “Nadie previene lo que no conoce”.

De aquí se desprende la necesidad de impulsar una campaña nacional, permanente e integral a toda la sociedad colombiana sobre la cultura de la prevención y el manejo de estilo de vida saludable para que los ciudadanos permanezcan con las alertas encendidas evitando los accidentes y enfermedades.

El principio básico en la prevención de accidentes y enfermedades es desarrollar en cada persona la costumbre de ser precavido, de ser cuidadoso, de adoptar siempre, en todos los actos de nuestra vida, comportamientos seguros. Esto se logra principalmente con la educación en la escuela, en la familia y en el trabajo. Los padres estamos en la obligación de trabajar mucho tiempo y de manera permanente con nuestros hijos hasta lograr enseñarles el hábito de ser cuidadoso, no solo en la casa, en la calle, en la escuela, en el trabajo, sino también en la recreación y el deporte. Igual papel les asiste a los profesores con sus estudiantes.

En la cadena de riesgos a los cuales nos enfrentamos en la vida diaria, especial mención merecen los accidentes de tránsito, que por sus consecuencias nefastas, son los que llevan la delantera en cuanto a mortalidad y morbilidad. Dan cuenta de aproximadamente la mitad de todas las muertes debidas a accidentes. Un dato del Ministerio de Transporte indica que aproximadamente 5600 personas mueren en el país debido a estos accidentes y que es en la actualidad la principal causa de muerte de los niños entre 5 y 12 años. Fallas mecánicas, imprudencias y conductores borrachos son la mayoría de las causas de estos siniestros.

Las tasas de mortalidad derivadas de los accidentes de vehículos de motor se incrementan de modo alarmante entre la juventud. Los jóvenes entre 15 y 19 años presentan una probabilidad de dos veces y media mayor de morir en un accidente de circulación que las jóvenes de su misma edad.

Igual atención merecen los riesgos públicos generados por la violencia común a través de los atracos, raponazos, robos, asaltos, riñas callejeras y de los actos terroristas y los secuestros. De ahí que debemos andar y vivir con las alertas encendidas ante los riesgos públicos y colaborar con las autoridades para prevenir y evitar robos, atracos, asesinatos y todo tipo de tragedias y desastres.

Por otro lado están los riesgos del transporte público, por ejemplo, el que generan los conductores irresponsables que con pasajeros transportan combustible de contrabando en los buses y busetas, o esos padres también irresponsables que guardan gasolina de contrabando en sus hogares, que como lo advierte permanentemente el Doctor Cipriano López Jánica, a través de la emisora Radio Magdalena, en Santa Marta, son tan irresponsables con ellos mismos y con su familia que guardan la gasolina debajo de sus camas y la de sus hijos…Por Dios, estos son los comportamientos que deben evitarse por el bien de nuestras vidas y nuestra salud.

Finalmente, todas las secretarías e Institutos de Recreación y Deporte están comprometidos en promover la recreación, el deporte, la instalación de los Parques Biosaludables, el buen uso de los parques y el aprovechamiento del tiempo libre de todos los habitantes de su respectivo ente territorial, con prioridad en los grupos más necesitados, para capacitar a las comunidades en la importancia de la recreación y el deporte y en la práctica preventiva de los mismos para formar mejores ciudadanos, enseñar los valores de la sana competencia y mejorar la calidad de vida en armonía con los ecosistemas y el Medio Ambiente.

¿Qué se debe enseñar para prevenir los accidentes? Entre los consejos prácticos más importantes tenemos:

  1. Enseñar a observar y descubrir los riesgos de accidentes y enfermedades en el hogar, en la escuela, en el trabajo, en la calle, en nuestras relaciones sexuales, en la recreación y en el deporte.
  2. Hay que enseñar a los niños (as) cómo cuidarse de los riesgos que observen, indicándoles prácticas seguras en todas las actividades.
  3. Hay que aprender y practicar los reglamentos de seguridad en el trabajo, con capacitación previa en salud ocupacional.
  4. Hay que aprender, respetar, practicar y hacer respetar los reglamentos y señales de tránsito.
  5. Hay que aprender y enseñar que nunca se debe manejar vehículos y  operar máquinas y equipos con tragos, embriagados y/o hablando por celular.
  6. Se recomienda a los padres no dejar a sus hijos solos en el hogar.

 

Aunque la mayoría de los accidentes ocurren en el hogar y en el trabajo, son muy frecuentes y están en aumento los accidentes en la calle y en las vías públicas. Algunas recomendaciones para evitarlos son:

  1. Si va por la calle, camine siempre por el andén.
  2. Al cruzar una calle, observe siempre hacia ambos lados.
  3. Al viajar en un vehículo no saque las manos ni la cabeza por las ventanillas, ni permita que los niños lo hagan. Use siempre el cinturón de seguridad.
  4. No lea periódicos, libros ni revistas mientras esté caminando.
  5. Si camina con niños o ancianos, manténgalos siempre cogidos de la mano.
  6. El caminar, correr y hacer deporte debe hacerse con precaución para evitar choques, caídas y accidentes con los pisos, personas, vehículos y el ambiente o vecindades por donde transitamos, y,
  7. Repetimos, si usted es conductor de un vehículo obedezca siempre las señales de tránsito y nunca conduzca embriagado.

La Salud y el Ambiente.  Desde que un ser humanos es concebido hasta que muere siempre está en un ambiente. Se puede decir que todo lo que existe más allá de la piel constituye el ambiente en que una persona vive, y eso incluye todos los elementos físicos, químicos, los animales, las plantas, los otros seres humanos y todas sus cosas.

El planeta tierra en su totalidad es el mayor ambiente en que vivimos. Luego tenemos ambientes menores como el de nuestro país, el de nuestra región, el de nuestro departamento, el de nuestra ciudad, el de nuestro barrio o vereda, el de nuestra calle, el de nuestra vivienda, el del sitio donde trabajamos o donde estudiamos.

Todos los elementos de estos ambientes entran en contacto segundo a segundo con nosotros, influyendo poderosamente sobre nuestra salud. Todo ser humano que sea consciente de la importancia que tiene el ambiente para su vida y para su salud debe – él como persona y además unido a otros seres humanos – luchar por la protección del ambiente.

El ambiente donde pasamos la mayor parte de nuestra vida es el de nuestra vivienda, por esa razón le damos importancia a los riesgos existentes en el hogar para que centremos nuestra atención en ellos. De toda la familia depende que ese ambiente sea saludable y lo más seguro posible.

Al igual que en una fábrica en nuestros hogares existen riesgos físicos o locativos, riesgos eléctricos, riesgos de incendio, riesgos de explosión, de iluminación, sanitarios o biológicos, etc., que si no los controlamos serán causales de accidentes y/o enfermedades para todos los integrantes de la familia.

Al realizar una inspección en cualquier vivienda encontramos unos riesgos que son prioritarios y a los cuales debemos dedicarle el máximo de cuidado, porque son los que mayores peligros y accidentes están presentando actualmente como son la cocina, los riesgos físicos presentes en el baño y en los pisos por caídas y deslizamientos y los riesgos eléctricos y biológicos o sanitarios. Los riesgos existentes en el hogar son tan variados, peligrosos y parecidos a los existentes en una empresa, que en los hogares también se pueden organizar los programas de salud ocupacional.

COCINA

En la cocina, en el baño o al utilizar un aparato eléctrico, en la casa siempre está presente la posibilidad de sufrir una herida, más específicamente, una quemadura. De hecho, los especialistas afirman que el 60 por ciento de las quemaduras se produce en el hogar. Si bien muchas veces éstas no representan un problema, en otras ocasiones la magnitud del daño es tal que puede provocar severas complicaciones de salud, y por ende amerita mucho más que soluciones rápidas o caseras.

La cocina representa el área de mayor riesgo en el hogar por el manejo de gases comprimidos (ya sea natural o propano) y de combustibles que provocan explosiones e incendios; es el lugar que debe tener mayor higiene en la vivienda, pues la mayoría de infecciones del aparato digestivo y algunos del respiratorio, se adquieren allí. Son factores de riesgo además de los descritos, los siguientes:

  • La falta de conexión de agua dentro de la cocina, ya que dificulta el aseo permanente de los alimentos y utensilios de cocina.
  • La costumbre de mantener los alimentos destapados o en el piso, facilita la transmisión de enfermedades por insectos o roedores.
  • La presencia de animales domésticos en la cocina, permite que éstos tengan contacto con los alimentos y que hagan sus necesidades en este lugar.
  • La presencia de basuras destapadas en la cocina, lo cual permite la acumulación de insectos o roedores que transmiten enfermedades.
  • La mesa donde se preparan los alimentos, si está desaseada, es la fuente del mayor número de enfermedades gastrointestinales transmitidas desde la cocina, ya que allí es donde generalmente se colocan los alimentos antes de ser consumidos.

 

Estos factores de riesgo son todos controlables y modificables, depende de la familia en la medida de lo que se haga o se deje de hacer.  Lo más importante es mantener un buen aseo permanente con agua y jabón en todos los elementos de cocina, tapar los alimentos, no dejar entrar animales domésticos a la cocina y tener una buena ventilación para la circulación del aire. Con buen aseo, buena iluminación y ventilación se pueden prevenir muchísimas enfermedades del sistema digestivo y respiratorio.

El baño y el sanitario. Toda vivienda debe tener algún sistema sanitario donde las personas se bañen y depositen los excrementos para evitar que la familia se contamine. Los sistemas sanitarios más conocidos en nuestro medio son el inodoro, la tasa sanitaria y la letrina.

El mayor factor de riesgo de cualquiera de estos sistemas es el desaseo, dado que es fuente de infecciones de muchos tipos. En el baño, antes y después de ducharse debe pararse un cepillo, para evitar caídas, ya que por el uso continuo del jabón los baños se tornan muy deslizantes, sobre todo para los niños y ancianos, cuyas caídas casi siempre producen fracturas y lesiones graves e incapacitantes, invalidez y hasta la muerte.

En el sanitario no debe faltar papel, preferiblemente higiénico, para evitar infecciones de la piel y facilitar la limpieza adecuada. Si hay un recipiente para depositar el papel sucio, siempre debe estar tapado, para evitar malos olores y evitar la presencia de insectos o roedores. En caso de que una casa no disponga de sistema sanitario y las deposiciones se hagan a campo abierto, es muy importante que las personas tapen los excrementos con tierra después de depositarlos, para evitar que sean arrastrados o atraigan insectos que faciliten la transmisión de enfermedades.

Las instalaciones eléctricas. Las instalaciones eléctricas en todos los hogares deben ser realizadas por electricistas o personas especializadas que sepan realizar las conexiones y las distribuciones eléctricas, ya que por defectos se puede ocasionar incendios o descargas eléctricas que lesionen a los miembros de la familia. Se deben realizar inspecciones periódicas a los interruptores, las acometidas y los tacos eléctricos para detectar sus fallas e imperfecciones. Sobretodo debemos enseñar y evitar que los niños toquen los cables y los tomacorrientes, por los daños que puede acarrearle una descarga eléctrica.

Las redes eléctricas y los electrodomésticos pueden ser un factor de riesgo de incendios, quemaduras y electrocución. Por eso es importante seguir algunas recomendaciones para evitar estos accidentes en el hogar, tales como:

  • Los electrodomésticos y las redes eléctricas deben permanecer en buen estado.
  • Es aconsejable que las redes eléctricas no entren en contacto con el agua, ya que conduce la electricidad y aumenta el riesgo de accidentes eléctricos.
  • Los tomacorrientes deben ser tapados con muebles o cubierta especial, para evitar que los niños jueguen o introduzcan objetos en las instalaciones eléctricas.
  • Cuando un electrodoméstico se dañe, es conveniente llamar a una persona especializada, pues si se manipula mal puede hacer una descarga eléctrica.
  • Cuando se va a hacer algún arreglo en la red eléctrica es necesario suspender el fluido eléctrico en la vivienda, mientras se hace la reparación.
  • Finalmente, en toda vivienda debe existir un extintor de incendios, tipo ABC, ojalá comprado y recargado por el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de su localidad.

 

Las habitaciones. En general el orden y aseo debe ser completo y permanente no sólo en las habitaciones sino en toda la vivienda, ya que este aspecto se convierte en un riesgo de incendio y de caídas que por lo general son traumáticos al pisar cáscaras y desperdicios o basuras regadas en los pisos.

La ventilación y la iluminación son básicas en todo el hogar, incluyendo las habitaciones. Una buena ventilación favorece la limpieza, el recambio de aire y disminuye la transmisión de enfermedades. La iluminación, principalmente la natural, tiene el mismo efecto. Las grietas en las paredes, el piso y los techos, además de ser un riesgo locativo de accidentes en el hogar, pueden ser nidos de insectos y roedores. Por ningún motivo se debe dormir con animales o plantas dentro de la habitación, estos transmiten enfermedades que pueden ser muy peligrosas para las personas.

Factores de riesgo alrededor de la vivienda. Alrededor de la vivienda existen unos factores de riesgo que deben ser controlados como:

Las basuras. Las basuras son un factor de riesgo en el entorno, puesto que allí se acumulan insectos, roedores y toda clase de materiales y sustancias en descomposición que además de causar enfermedades contaminan el ambiente.

Una forma de contribuir en cada familia al mejoramiento del ambiente, es separando en un recipiente los elementos que se descomponen y en otro los que no se descomponen como los plásticos, vidrios o metal, con esta práctica facilitamos el reciclaje y la mejor disposición de las basuras.

Los excrementos. Deben eliminarse en el sanitario, pero si se depositan en el suelo, deben ser tapados, como se dijo anteriormente.

Los animales domésticos. Son muy queridos, pero si permanecen sueltos, especialmente si no están vacunados, representan un alto riesgo de enfermedades y accidentes.

Las aguas negras. Deben ser canalizadas o entubadas en lo posible lejos de la casa, para evitar malos olores y enfermedades principalmente del aparato digestivo y de la piel.

Las aguas estancadas. Son criaderos de zancudos y por lo tanto fuente de enfermedades como el dengue y el paludismo. Las aguas estancadas deben eliminarse drenándolas o aplicándoles petróleo. Si no hay conexión de agua intradomiciliaria y esta es traída de fuentes cercanas, tanto la fuente como el sitio de almacenamiento deben mantenerse limpios y libres de contaminación. El sitio de almacenamiento debe ser tapado.

Plaguicidas o venenos. Existe otros factores de riesgo en el ambiente familia que pueden estar presentes primero por la utilización de plaguicidas o venenos y segundo porque existen ambientes de trabajo dentro de las viviendas. Los plaguicidas o venenos se utilizan en la vivienda y en los cultivos para eliminar insectos, plagas y otros organismos. Si se usan adecuadamente son benéficos para el ser humano, pero su manejo inadecuado es un factor de riesgo de intoxicaciones.

Algunas recomendaciones para el uso de los plaguicidas o venenos:

  • No transporte los venenos junto a alimentos o medicamentos.
  • Guarde los venenos en un lugar seguro y fuera del alcance de los niños.
  • Cuando aplique plaguicidas en un cultivo busque siempre asesoría técnica y utilice ropa adecuada (caretas, gafas, overoles, camisa de mangas largas, guantes).
  • Prepare el veneno en un lugar aireado, así evitará inhalarlo.
  • No revuelva el veneno con la mano, pues se puede absorber por la piel y producir una intoxicación.
  • No almacene venenos en recipientes que fueron usados para otro fin, pues esto puede llevar al consumo accidental del veneno.
  • Destruya y entierre los envases de venenos vacíos. No los use para almacenar otras sustancias.
  • No coma ni fume mientras aplica el veneno. Esto aumenta el riesgo de intoxicación.
  • No destape con la boca los envases o bolsas que contienen veneno.

AMBIENTES DE TRABAJO DENTRO DEL HOGAR. Producto de la proliferación de microempresas y famiempresas, en algunos hogares se cuenta con ambiente de trabajo que presentan riesgos para la salud de la familia. Es importante identificar estos factores de riesgo en el área de trabajo y tratar de eliminarlos, controlarlos o disminuirlos. A continuación describimos algunos de ellos:

  • Iluminación inadecuada.
  • Condiciones locativas inadecuadas, puertas y corredores estrechos o con objetos que obstruyen su paso.
  • Pisos resbalosos, paredes y techos en mal estado o deteriorados.
  • Instalaciones eléctricas inadecuadas, recargadas o inseguras.
  • Presencia de objetos desordenados, falta de orden, aseo y limpieza.
  • Ventilación inadecuada.
  • Falta de vestuario y/o de los elementos especiales de protección personal.
  • Exceso de ruido en los procesos de producción.
  • El hábito de fumar o comer en el lugar de trabajo, y,
  • Falta de extintores.

 

Finalmente, como lo dijimos al comenzar este artículo, si nuestra vivienda es el lugar donde mayor tiempo pasamos en nuestra vida, y si además allí se encuentra nuestro lugar de trabajo, debemos garantizar un ambienta agradable, saludable, limpio, aseado y seguro para evitar accidentes y enfermedades a nuestras familias y a nosotros mismos y así sentir que ese es el remanso de paz, de tranquilidad, de descanso donde debemos compartir con alegría nuestros lazos de afecto y amor con nuestros seres queridos.

  1. EVITAR EL CONSUMO DE ALCOHOL, TABACO Y LAS DROGAS

Fotografía de es.123rf.com                      

En la sociedad actual el uso de drogas ilegales (heroína, cocaína, marihuana, etc.) y legales (alcohol, tabaco y drogas de prescripción) es un fenómeno que ha adquirido gran relevancia. Estas sustancias son una fuente de problemas de salud, dando lugar a diferentes clases de cánceres, enfermedades del aparato respiratorio, cardiopatía isquémica, enfermedades cerebrovasculares, etc.

Una de las muchas clasificaciones existentes en el ámbito de las drogodependencias contempla la diferenciación entre drogas legales e ilegales. Las sustancias legales son aquellas que su venta y consumo está permitido por la ley. El tabaco y el alcohol son el ejemplo por excelencia de esta categoría de drogas institucionalizadas, además de ser las más consumidas por la población y las que generan más problemas de salud pública. Por el contrario, la venta y el consumo de drogas ilegales carecen de reconocimiento legal. En los últimos años, este tipo de drogas han creado muchos problemas serios en nuestro medio. Los problemas, sin embargo,  son principalmente de índole social y no relacionada con la salud física. La gente que muere como consecuencia de los efectos de las drogas ilegales es muy poca, si la comparamos con la generada por el tabaco y el alcohol.

Tanto las drogas legales como las ilegales representan un peligro potencial para la vida y la salud. También son un foco de problemas de índole social, pues los consumidores producen inseguridad ciudadana, tráfico de drogas, atracos, asaltos, violaciones, crímenes, robos, etc. Otros problemas importantes que generan las mismas son  de tipo laboral y económico. En resumen, todas las drogas tienen capacidad de generar adicción, mientras el tabaco es la droga que causa mayor mortalidad, el alcohol es la que produce mayores problemas sociales, laborales y económicos. Por tanto, es necesario que el uso de tales sustancias sea eliminado  o reducido al mínimo, en el peor de los casos.

Así como en los programas de seguridad y salud en el trabajo, que deben desarrollarse en todas las empresas y entidades tanto públicas como privadas en Colombia, es obligatorio implementar programas de capacitación para prevenir el alcoholismo, el tabaquismo y la drogadicción entre los trabajadores, de igual manera deben desarrollarse jornadas permanente de capacitación sobre estos temas entre la comunidad y en todas las escuelas y colegios tanto públicos como privados, para desde temprana edad educar a nuestros niños y niñas sobre las graves repercusiones que sobre la salud tienen estas adicciones.

Porque es altamente preocupante observar como desde los once (11) años ya hay jóvenes fumando, consumiendo drogas e ingiriendo licor, en este país de borrachos. Digo de borrachos, porque todos los fines de semana, que ahora comienzan desde los jueves, se llenan los clubes y las tabernas con adultos y con jovencitos de ambos sexos libando copas hasta tempranas horas del día siguiente, actividades que  realizan periódicamente, convirtiéndoseles en una dependencia.

La dependencia indica que el consumo de una sustancia psicoactiva (droga) se convierte en una prioridad o necesidad del individuo. La manifestación característica es el deseo fuerte e insuperable de consumir dicha sustancia (compulsión). Todos sabemos que existen unas sustancias permitidas legalmente por la sociedad (como el alcohol, tabaco y psicofármacos) y existen sustancias ilícitas (como la marihuana, bazuco, cocaína, heroína), todas dañinas al organismo. Muchas veces cuando se enfrenta un conflicto y se buscan soluciones a necesidades y vacíos personales, se tiende a buscar salidas que en lugar de favorecer a la persona van a agravar el problema. La adicción a diferentes sustancias (drogas, alcohol, cigarrillo, etc.) ha sido vista como una alternativa, equivocada por supuesto, para escapar a situaciones y sentimientos conflictivos o desagradables. En general para hablar de que existe dependencia en una persona se necesitan cinco elementos: el uso compulsivo, la pérdida de control, incapacidad para detenerse a pesar de las consecuencias adversas, negación o minimización del problema y tendencia a la recaída.

Existen muchas clasificaciones de las sustancias psicoactivas, pero la más general y aceptada es la siguiente:

  1. Depresores del sistema nervioso central. El alcohol, los barbitúricos los opiáceos y las benzodiacepinas.
  2. Estimulantes del sistema nervioso central: Las anfetaminas, el tabaco, cocaína, cafeína, bazuco.
  3. Alucinógenos: La marihuana, L.S.D., los hongos e inhalantes (gasolina – pegantes).

Como podemos comprobar existen muchas sustancias psicoactivas, pero en nuestro medio los problemas más frecuentes son los causados por el alcohol, el tabaco y las drogas como la marihuana, el bazuco y la cocaína. A continuación hablaremos un poco de ellas. 

 EL ALCOHOLISMO

Según el informe de la Organización Mundial de la Salud, OMS, publicado el viernes 11 de Febrero del 2011, el consumo excesivo de alcohol causa cada año 2.5 Millones de muertes y es el tercer factor de enfermedad y discapacidad en el Mundo. La OMS pidió públicamente a todos los gobiernos tomar más medidas para reducir el impacto que está causando el consumo excesivo de alcohol.

De acuerdo con este informe, la ingesta global de licor es de 6,13 litros por persona al año, promedio que rebasa el continente americano, donde el consumo por persona, de sus 35 Países, es de 8,5 litros por persona. Además señala el informe que el 4% de todas las muertes en el mundo son atribuibles al alcohol, lo que significa más fallecimientos que por el virus del sida, por la violencia o la tuberculosis.

La mayoría de las muertes relacionadas con el alcohol están causadas por heridas (en accidentes de tránsito), por enfermedades cardiovasculares, cáncer o cirrosis hepáticas, entre otras. De acuerdo con el informe, el alcohol es un factor causal en 60 tipos de enfermedades y lesiones y una causa componente en otras 200. A pesar de ello, el uso nocivo del alcohol sigue estando entre las prioridades menos atendidas por las políticas públicas.

Según el estudio, el uso nocivo del alcohol constituye el principal riesgo de muerte para los hombres de entre 15 y 59 años, sobre todo debido a lesiones por accidentes, violencia y enfermedades cardiovasculares. A nivel mundial, el 6,2% de todos los fallecimientos de hombres son atribuibles al alcohol, en comparación con un 1,1% de las muertes de las mujeres.

Por eso debemos resaltar el ejemplo de CAROLINA SABINO, La actriz colombiana que fue víctima de un accidente pero, por haber consumido trago, resultó responsable y sufrió y pagó por ello…Hoy con la Alcaldía de Bogotá, Bavaria y Asobares participa en una campaña que tiene como propósito concientizar a la población sobre el grave riesgo de tomar y manejar, para intentar lograr la meta de cero accidentes por alcohol en nuestras vías.

Por otra parte, La Asociación Médica Americana ha catalogado el alcoholismo como una enfermedad que puede ser controlada pero no curada. El alcoholismo es una enfermedad progresiva y mientras el alcohólico siga bebiendo, su impulso de beber seguirá en aumento. Uno de los síntomas es un incontrolable deseo de beber. Si la enfermedad no es controlada la persona puede llegar a la locura o a la muerte.

La única manera de contrarrestar el alcoholismo es con una abstinencia total; es decir, que no se vuelva a consumir ni una sola gota de cualquier bebida que contenga alcohol.

Ponemos en alerta desde ya a aquellas personas que todos los fines de semana tienen que beber, que se sienten desesperados desde el jueves cuando se acerca el fin de semana y se desesperan buscando al amigo o a la amiga para tomarse unas frías o unos tragos, ojo con esa actitud, porque así se empieza a manifestar la dependencia hacia la enfermedad. Quien no falla un fin de semana seguramente tiene ya la tendencia. Analice, piense, desista de esa tentación semanal, ármese de valor y de fuerza de voluntad.

El alcoholismo afecta la vida social, familiar y laboral de la persona. Un enfermo alcohólico es aquel que tiene problemas en cualquier aspecto de su vida a causa de la bebida. El alcoholismo puede provocar muchos problemas físicos y mentales como: Cáncer en la boca, laringe, faringe, esófago y también en el hígado, gastritis, inflamación del páncreas, calambres, dolores de cabeza intensos, temblor y mal estado nutricional. Produce además trastornos cardíacos y disminución de la respuesta del sistema inmunológico (encargado de la defensas del organismo) y en las relaciones sexuales. Puede también presentar irritabilidad, inquietud, nerviosismo, sentimientos de culpa, falta de concentración, mala memoria, trastornos en el sueño, alteración de la personalidad y “lagunas” de memoria o amnesia parcial durante lo ocurrido en el episodio de la embriaguez.

Al alterarse la personalidad del alcohólico, éste fácilmente puede convertirse de una persona pacífica en uno violento y agresivo con cualquier persona, ya sea su padre, madre, hijos, hermanos, amigo o con un desconocido. Esto, además de volverse irresponsable, le trae consecuencia a nivel académico, familiar, social y laboral. Lo más importantes es que el alcohólico reconozca su enfermedad, se realice un tratamiento adecuado y busque ayuda con personas calificadas o con instituciones como los alcohólicos anónimos.

Pero igualmente las autoridades administrativas y de Policía deben impedir la proliferación de tantos estaderos, discotecas, bares y cantinas alrededor de los parques e instituciones educativas de todo nivel cómo está ocurriendo en Santa Marta, por ejemplo, en todo el “Parque de los Novios” y alrededor de la Universidad del Magdalena. Miremos si está ocurriendo en todos los Municipios y ciudades de Colombia. Si es así, nos parece sumamente grave.

Finalmente, si usted quiere saber si tiene problemas de alcoholismo, responda estas doce (12) preguntas con sinceridad: 

  1. ¿Ha tratado alguna vez de no beber por una semana o más? Si __ No __.
  2. ¿Le molestan los consejos de otras personas que la han tratado de convencer que deje de beber? Si __ No __.
  3. ¿Ha tratado alguna vez de controlarse cambiando de una bebida a otra?    Si __ No __.
  4. ¿Ha debido alguna vez por la mañana en el último año? Si __ No __.
  5. ¿Envidia usted a las personas que pueden beber sin que esto les ocasione dificultades? Si __ No __.
  6. ¿Ha empeorado progresivamente su problema con la bebida en el último año? Si __ No __.
  7. ¿Ha causado su modalidad de beber problemas en su hogar? Si __ No __.
  8. En reuniones sociales donde la bebida se controla ¿Trata usted de conseguir tragos extras? Si __ No __.
  9. A pesar de ser evidente que no puede controlarse ¿Ha continuado usted afirmando que puede dejar de beber por sí solo cuando quiera hacerlo?     Si __ No __.
  10. ¿Ha faltado a su trabajo durante el último año a causa de la bebida?          Si ___ No ___.
  11. ¿Ha tenido alguna vez “lagunas mentales” a causa de la bebida? Si _ No _.
  12. ¿Ha pensado alguna vez que podría tener más éxito en la vida si no bebiera? Si ___ No ___.

Si contestó “Si” a más de cuatro (4) preguntas, es probable que usted tenga ya un serio problema alcohólico o que lo tendrá en un futuro muy cercano. Por eso es recomendable que consulte con un médico la conducta que debe seguir.

EL TABAQUISMO

Según la Organización Mundial de la salud, por tabaquismo mueren al año 5 Millones de seres humanos en el mundo y representa el 90 % de los cánceres de pulmón. El tabaco y el cigarrillo contienen una sustancia adictiva que es la nicotina. Es por esta sustancia que una persona se convierte en adicta al cigarrillo. El cigarrillo puede afectar a una persona en muchos aspectos, por ejemplo, en el aspecto físico los dientes se vuelven amarillo, lo mismo que los dedos. La persona empieza a adquirir un olor y un aliento muy desagradable, la piel pierde su frescura y se desarrollan arrugas prematuras.

Fumar afecta notablemente la resistencia y el rendimiento atlético de una persona, por ejemplo, para caminar, correr, nadar, jugar. La presión sanguínea aumenta, lo mismo que el ritmo cardíaco, el corazón tiene que trabajar más fuerte y por lo tanto se puede debilitar. Los daños que puede causar el cigarrillo son muchos entre ellos se pueden mencionar: Cáncer en la boca, faringe, laringe, pulmones, estómago; puede producir enfisema pulmonar, bronquitis y neumonía; enfermedades del corazón y del sistema circulatorio.

¿Sabes cuáles son las consecuencias de fumar cigarrillos?

Es conocido que fumar cigarrillos ocasiona cáncer, pero no sólo existe esta consecuencia. También hay otras que afectan a nuestra salud y a la apariencia física a corto, mediano y largo plazo. Todo depende de la edad de inicio y de la cantidad de cigarrillos que se fume a lo largo de su existencia.

EN EL CORTO PLAZO:

El aliento a nicotina

Al fumar, es frecuente sentir el mal aliento del tabaco en la boca. Hay un exceso de salivación que a veces obliga a escupir continuamente. Este es uno de los aspectos más antiestéticos del hábito.

Las manos, dedos y uñas amarillos y con olor a nicotina

La nicotina empalidece a la piel. La acumulación de tóxicos sobre la piel le da el característico color amarillo.

Afecta la salud de todos los que nos rodean 

El hábito de fumar de los padres influye en la salud de sus hijos desde antes que nazcan y a lo largo de toda la infancia. Las madres fumadoras tienen un índice más alto de aborto espontáneo y muerte fetal. Sus recién nacidos tienen un peso promedio inferior al de los no expuestos al humo del cigarrillo (200 a 400 gramos menos). El tabaquismo pasivo es por vía inhalatoria y proviene tanto de la madre como del padre. El tabaquismo materno está fuertemente asociado a la bronquitis y neumonía del lactante, persistiendo hasta los 5 años. El riesgo de cáncer de pulmón en esposas de fumadores es 30% mayor que en esposas de no fumadores.

Altera a nuestra voz. La laringe, donde se alojan las cuerdas vocales, es uno de los órganos más atacados por el tabaco. El primer síntoma se manifiesta con ronquera y afonía. La tos contribuye a irritar la laringe.

 Dificulta o impide la actividad deportiva

Afecta nuestra respiración y disminuye nuestra capacidad para hacer deportes. El monóxido de carbono, que ingresa al organismo a través del humo del cigarrillo, ocasiona la falta de oxígeno, alterando al corazón y al aparato respiratorio.

Afecta al sentido del gusto

Las personas que fuman tienen menos apetito y padecen malestares digestivos de todo tipo. La nicotina deteriora a los sentidos del gusto y el olfato. 

Aparición de celulitis 

La causa más importante que determina una mala circulación en la piel es la vida sedentaria de hombres y mujeres.  La nicotina, sumada a este estilo de vida, acentúa la producción de celulitis.

EN EL MEDIANO PLAZO:

Destruye progresivamente sus pulmones

La bronquitis crónica se manifiesta con tos crónica y dura dos o más años consecutivos.  El resultado final es una “fatiga” o dificultad respiratoria que en casos extremos impide limpiarse la nariz.

Destrucción de la dentadura

La boca sufre una irritación crónica ocasionando un engrosamiento e inflamación de las mucosas (estomatitis) y de las encías (gingivitis).  Acumulación de sarro en los dientes.

Caída del cabello y maltrato a la piel. El consumo de cigarrillos aumenta la secreción sebácea, provocando una mayor tendencia a la caspa en el cuero cabelludo y al acné. Disminuye la circulación de la piel y altera su nutrición normal. Como consecuencia la piel empalidece y se pone más amarilla, se deshidrata y se arruga más fácilmente. Aún en mujeres jóvenes la piel pierde toda su frescura.

Destruye o elimina la actividad sexual

La impotencia sexual se presenta precozmente en los fumadores. La nicotina produce una disminución de la circulación en los centros nerviosos de la médula espinal y en los órganos genitales.

Enfermedades al corazón

La adicción al tabaco es la responsable del 20% de las muertes de origen cardiovascular en individuos de 65 años o más. En edades menores a los 65 años es la causante del 45% de las muertes cardíacas. La nicotina estimula el aumento de la frecuencia cardiaca y la presión arterial, produciendo arritmias cardíacas graves; algunas causantes de muerte súbita en pacientes coronarios. Fumar favorece al aumento del colesterol en la sangre.

EN EL LARGO PLAZO:

El cigarrillo produce cáncer.
El hábito de fumar es responsable por el aumento de mortalidad por cáncer en general. Tipos de cáncer relacionados con el tabaquismo:
Cáncer de pulmón: es la principal causa de muerte por cáncer. Dos tercios de los casos se presentan en hombres. El dramático incremento del 250% es paralelo al crecimiento del consumo de cigarrillos. Actualmente las cifras decrecen un poco en hombres y aumentan en el caso de las mujeres (5% por año). Desde 1987 son más las mujeres que han muerto por cáncer de pulmón que por cáncer de mama.
Cáncer laríngeo: es un cáncer no demasiado frecuente que reconoce al tabaquismo como principal agente causal. El mecanismo de acción es el contacto directo de humo con la laringe. 
Cáncer de la cavidad oral: el tabaco es causante de cánceres de células escamosas (similares a las pulmonares) en lengua, glándulas salivales (productoras de saliva), boca y faringe. 
Cáncer de la vejiga y del riñón: Fumar contribuye claramente a la generación de cáncer de la vejiga y del riñón. El 12% de las muertes por cáncer urinario son atribuibles al tabaco.
Cáncer de estómago: La relación es consistente, pero más débil.

Enfermedades al pulmón:

Enfisema: Es el daño irreversible en las bolsas de aire (alveolos) que se encuentran al final de los bronquios ya que se inflan de manera excesiva. Esta abundancia destruye las paredes alveolares y causa disminución de la función respiratoria, originando que el cuerpo no reciba las cantidades de oxígeno suficientes. La persona que sufre esta enfermedad se fatiga constantemente y se asfixia.

Enfermedades al cerebro:

El tabaco ocasiona la falta de irrigación transitoria o definitiva de una porción de la masa cerebral, ocasionando hemiplejía (parálisis de un lado del cuerpo), apoplejía (parálisis cerebral), paraplejía (parálisis de la mitad inferior del cuerpo), etcétera. 
¿Qué hacemos con los fumadores? ¡Hay que evitarlos! Y es verdad, porque los fumadores son conscientes del daño que le causan a su salud y a los fumadores pasivos que los soportamos. Pero no seamos más pasivos, no aceptemos que cerca de nosotros enciendan sus cigarros, recordémosles permanentemente las consecuencias de sus actos y citémosles la resolución 7036 de mayo de 1.991, del Ministerio de Salud, que “prohíbe el consumo de cigarrillos y tabaco en los hospitales, sanatorios, puestos y centros de enseñanza y en cualquier recinto cerrado con acceso al público que esté dedicado a actividades culturales y deportivas”. Si ellos no se quieren y desean suicidarse con sus vicios, allá ellos; digámoslo para ponerlos contra la pared y bajarles la autoestima, para ver si así logramos que reaccionen y por lo menos respeten a los no fumadores.

 LA DROGADICCIÓN

Con este término de drogas nos referimos a las sustancias psicoactivas como la marihuana, la cocaína, la heroína, el bazuco, la morfina, los opiáceos y los hongos, entre otros. En nuestro medio es muy difícil establecer cuántas personas se mueren debido a estas adiciones, pero son muchas las defunciones ocasionadas directa o indirectamente por su consumo: accidentes, homicidios, suicidios y sobredosis.

Otros problemas de salud que pueden presentarse por el consumo de estas sustancias psicoactivas son:

  • Alteración del sistema nervioso, enfermedades de los pulmones, gastritis, úlceras o desnutrición.
  • Trastornos de la conducta como: irritabilidad, depresión, psicosis orgánica, falta de motivación por las cosas.
  • Agresiones violentas, alteraciones de la conducta sexual, delitos contra la propiedad y la libertad, lesiones personales.
  • Desintegración familiar debido a conflictos.
  • Alteraciones de la capacidad productiva como bajo rendimiento, ausencia escolar, ausentismo laboral, interferencia con el proceso productivo de otros, etc.

Factores de Riesgo: Existen muchos factores de riesgo que al combinarse con otros aumentan la probabilidad para que aparezcan problemas de adicciones, entre ellos:

Factores Hereditarios: se ha encontrado que los hijos de alcohólicos o adictos tienen un mayor riesgo de adquirir estas enfermedades, puesto que han heredado dicha sensibilidad.

Factores Individuales: Existen características individuales que facilitan el primer contacto con drogas. Es el caso de las personas impulsivas, inseguras, con autoestima y conceptos bajos de sí mismos, que no soportan el fracaso y con un alto deseo de sobresalir así sea incumpliendo normas.

Factores Sociales: Se puede hablar de los factores sociales presentes en el barrio, la escuela o el trabajo que influyen en el individuo: comercio de drogas, delincuencia, criminalidad, hacinamiento y consumo de sustancias psicoactivas por parte del grupo de compañeros o amigos, y,

Factores Familiares: También existen los factores familiares que facilitan el desarrollo de un problema de este tipo. Entre estos factores familiares se pueden mencionar:

  • Padres alcohólicos o adictos a las drogas y a los cigarrillos.
  • Desinterés de los padres hacia las actividades de sus hijos.
  • Falta de acuerdo en la pareja con respecto a las reglas y la educación de sus hijos.
  • Falta de definición de autoridad.
  • La práctica por parte de los padres de una doble moral, diciendo una cosa y haciendo otra.
  • La comunicación basada en aspectos negativos (no haga, no toque, no juegue, no opine).
  • Padres súper protectores que impiden al hijo enfrentar y asumir responsabilidades por sí mismo.
  • Padre ausente, es decir, el que a pesar de estar físicamente presente, en la familia, no ejerce su papel de autoridad.
  • Cuando la demostración de afecto se hace por medio de objetos y regalos y no de cariño, confianza, diálogo y abrazos.
  • Padres castigadores que ejercen su autoridad mediante la aplicación continúa del castigo físico.

Manifestaciones. Detectar o descubrir la presencia de un problema de adicción es muy difícil, pues los jóvenes al igual que los adultos son expertos en aparentar ser normales. Sin embargo, se pueden descubrir señales que indican la existencia del problema, por ejemplo, observando a la persona y relacionando su comportamiento anterior con el que viene presentando. Estas señales pueden darse en la casa, en el trabajo o en el estudio. Afectan a todas las personas que se relacionan con el adicto, principalmente a sus allegados. Algunos cambios en el comportamiento escolar o académico son:

  • Disminución repentina o gradual en el rendimiento escolar.
  • Fracaso académico repentino.
  • Escapadas de clase o del colegio.
  • Irrespeto repentino en el ambiente familiar pueden ser:
  • Cambio brusco hacia las normas, los padres, hermanos, hijos u otros familiares.
  • Retiro de actividades familiares como paseos, reuniones, charlas, encuentros y diversiones del grupo familiar.
  • Aislamiento, y, Compartir muy poco o casi nada sus problemas personales.

Por otro lado también se pueden presentar unos cambios físicos y psicológicos como:

  • Cambios emocionales bruscos sin causa aparente.
  • Cambios bruscos de peso: ganancia o pérdida.
  • Olor a alcohol, marihuana o cigarrillo.
  • Cambio en la forma de hablar, especialmente en la variedad, calidad y pronunciación de las palabras.

Cómo prevenir las adicciones. Las actividades más seguras para prevenir cualquier tipo de adicción son las que se pueden realizar en y a través de la familia, por ejemplo:

  • Brindarle apoyo a cada integrante de la familia, a la valoración positiva de sí mismo y a su autoestima. Esto puede hacerse mediante la aceptación de talentos, cualidades y deseos al igual que la aceptación de sus errores, limitaciones e imperfecciones, sin que por esto se vea disminuido el afecto o el aprecio.
  • La familia debe fomentar la autoestima estimulando los éxitos de los niños o adolescentes para que se comprometan con tareas y metas cada vez más difíciles.
  • Los padres o madres deben tomar decisiones, puesto que esto ayuda a fortalecer la personalidad de los niños.
  • Cuando los padres corrijan al niño (a) por algo que ha hecho mal, se debe criticar el acto en sí, más no al niño (a).
  • Asignarle responsabilidades a los niños (as), por ejemplo, realizar algún oficio en la casa, hacer que los niños o jóvenes sepan que pueden ayudar, que son útiles y que formar parte de un grupo, de un equipo.
  • La familia debe fomentar la comunicación entre sus miembros por medio del diálogo y del saber escuchar.
  • Los padres deben demostrar afecto, ya sea a través de expresiones verbales o del contacto físico, decir con amor y sinceridad los “te quiero”, entregar besos, abrazos y caricias, lo cual ayuda a que los hijos y padres se sientan bien con ellos mismos.

Está comprobado que las consecuencias de la drogadicción son numerosas e inciden tanto en el plano individual como en el familiar y social. La drogadicción acarrea al individuo graves daños físicos y psíquicos. El drogadicto se vuelve apático, desinteresado, ansioso. Pierde lo mejor de sí mismo: el autocontrol y la fuerza de voluntad. Pierde el estímulo por los logros personales y profesionales. Se aísla, desprecia los vínculos familiares y amistosos y se encierra en círculos por lo general marginales, donde le resulta fácil conseguir la droga.

Por otra parte, debemos recordar que el pasado Martes 31 de Julio de 2012, el Gobierno colombiano sancionó la Ley 1566 de 2012 “Por la cual se dictan normas para garantizar la atención integral a personas que consumen sustancias psicoactivas y se crea el premio nacional “Entidad comprometida con la prevención del consumo, abuso y adicción a sustancias psicoactivas”. De entrada, la Ley 1566, en su artículo 1º señala: “Reconózcase que el consumo, abuso y adicción a sustancias psicoactivas, lícitas o ilícitas, es un asunto de salud pública y bienestar de la familia, la comunidad y los individuos”. Significa lo anterior que los drogadictos deben ser tratados como enfermos, con derecho a solicitar de manera voluntaria, una atención integral por parte del Estado, la cual está incluida en el Plan Obligatorio de Salud (POS). Finalmente, y como recomendación especial, es muy importante que los padres se conviertan en amigos de sus hijos y de los amigos de sus hijos, para saber con quién se relacionan, conocer sus problemas, deseos, inquietudes y motivarles permanentemente hacia la educación, las buenas costumbres, a la lectura, las prácticas de deportes y a realizar ejercicios, ojalá juntos para así alejarlos del alcohol, el tabaco y las drogas.

  1. MANEJAR VIDA SEXUAL CON PREVENCIÓN Y RESPONSABILIDAD.

                                       

Cada año millones de personas, la mayoría de ellos jóvenes, contraen enfermedades transmitidas sexualmente. Estas enfermedades han sido siempre potencialmente peligrosas, pero durante los últimos 50 años, la mayoría pueden ser tratadas eficazmente. Sin embargo, en la década de los años 80 la irrupción en escena del SIDA cambió completamente el panorama.

Rápidamente se observó que la amplia mayoría de infecciones VIH se habían producido a través de la transmisión sexual, pues las minúsculas lesiones que se producen durante la penetración (vaginal y anal) y otras prácticas sexuales (ej., buco-genitales) facilitaban que el virus VIH pasara a través del semen y de las secreciones vaginales a la corriente sanguínea de su pareja. Además, factores tales como mantener relaciones promiscuas, no usar preservativos, penetración anal o contacto bucal-genital, incrementan el riesgo de adquirir dicha infección.

La clara evidencia de la transmisión sexual del VIH ha producido un vuelco en la concepción del manejo de este tipo de enfermedades. La única vía alternativa en estos momentos para luchar contra esta enfermedad es la prevención, a través de comportamientos que minimicen el riesgo como el uso de preservativos y especialmente el de ser monogámicos.

Uno de los problemas más preocupantes a los que debe hacer frente nuestra sociedad es el de los embarazos no deseados, en concreto, entre las adolescentes. Un embarazo no deseado en una adolescente supone un serio problema para ella, su futuro hijo, sus padres, amigos y los servicios de salud y educativos.

Sobre este tema debemos destacar que el Gobierno Nacional acaba de anunciar que invertirá recursos por 246 mil millones de pesos en la ejecución de un plan integral para prevenir el embarazo en la adolescencia. La iniciativa fue aprobada durante una reunión del Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes), que se cumplió en la Casa de Nariño.

Los recursos se utilizarán para financiar acciones de fortalecimiento institucional, desarrollo humano y proyectos de vida, así como programas de educación sexual y de salud sexual y reproductiva. Con esta estrategia el Gobierno busca promover la pedagogía dirigida a dicha problemática, en los sectores más jóvenes de la sociedad colombiana.

El plan contará con la activa participación de entidades como los ministerios de Educación, Cultura, Defensa, y de las Tics, del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf) y el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), entre otras. Según el documento Conpes aprobado, para mejorar los índices de desarrollo del país se hará énfasis en permanencia escolar y la culminación del ciclo educativo, en un entorno familiar adecuado. En materia de protección y garantía de derechos el Gobierno buscará fortalecer la denuncia en casos de violencias, abuso, embarazo en menores de 14 años y otros de vulneración de derechos, con apoyo del sistema judicial.

En Colombia una de cada cinco adolescentes entre los 15 y 19 años está embarazada o ha sido madre. Estos casos corresponden al 19,5 por ciento de dicha población. El Gobierno se ha propuesto disminuir la cifra, por lo menos, al 15 por ciento en el 2015.

Si bien es cierto que muchos padres adolescentes adoptan decisiones responsables en caso de embarazo y proporcionan a sus hijos un buen cuidado prenatal y obstétrico, muchos no lo hacen. Esto es, un gran número de embarazos no deseados se acompañan de una incidencia desproporcionada de mortalidad infantil, descuido y maltrato a los niños, terminando, aproximadamente cuatro de cada diez embarazos dentro de este grupo en abortos o malogros. Las madres adolescentes tienen un riesgo dos veces mayor de tener anemia, preclansia y complicaciones durante el parto, además, de un mayor riesgo de mortalidad durante el mismo (OMS, 1976).

Por otra parte, los hijos de madres adolescentes presentan una tasa de morbilidad y mortalidad dos veces mayor que los bebés de las madres adultas, corriendo el riego de experimentar más malformaciones congénitas, problemas de desarrollo, retraso mental, ceguera, epilepsia y parálisis cerebral. Por si fuera poco, tanto los padres como sus hijos tienen que afrontar a corto, medio y largo plazo una serie de adversidades sociales, legales, psicológicas, educativas y económicas.

 LA SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA, LAS ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL Y EL SIDA

 

Por considerarlos de suma importancia para orientar a la juventud en la cultura de la prevención, hemos decidido tocar estos temas, así sea de manera muy general, por las graves repercusiones que sobre la salud tienen cada uno de ellos.

 

En cuanto a la salud reproductiva se refiere, cada día nuestros jóvenes, a pesar de tanta publicidad, cometen más errores por falta de una cultura en la planificación familiar. La planificación familiar es el derecho que tienen todas las personas a elegir cuántos hijos desean tener, cuántos pueden mantener y educar. La planificación familiar debe ser una elección de la pareja.

 

El planificar tiene varias ventajas, entre otras la de proteger la salud de la madre, la salud del hijo, el amor y el cuidado de los hijos, la educación y la estabilidad de la familia. Todos sabemos que existen diferentes métodos anticonceptivos que ayudan a planificar la familia. Estos métodos anticonceptivos se pueden dividir en temporales y definitivos.

 

Los métodos temporales se dividen en naturales, hormonales y mecánicos. Dentro de los naturales se encuentra el método del ritmo o del calendario, que consiste en evitar las relaciones sexuales durante los días fértiles y se base en el ciclo menstrual de cada mujer. Tiene un porcentaje muy bajo de seguridad, especialmente en mujeres con ciclo menstrual irregular.

 

Un método natural es el de la temperatura basal: consiste en evitar las relaciones sexuales durante los días fértiles, que se determinan de acuerdo con la temperatura antes de levantarse, ya que durante la ovulación en la mujer hay un aumento de temperatura y se dice que en un ciclo de 28 días la mujer puede quedar embarazada hacia los días 15 y 19 (período de ovulación).

El otro método natural es el del coito interrumpido, que consiste en retirar el pene de la vagina antes de que se produzca la salida del semen (eyaculación). Este método no es muy seguro, pues incluso antes de la eyaculación puede haber salida de algunos espermatozoides y se puede originar un embarazo no deseado.

 

Aunque los métodos naturales no tienen costo para el usuario y no utilizan medicamentos, requieren para su uso gran motivación, conocimiento del método, educación, respeto de los días fértiles y gran concentración y dominio personales. Por otro lado, ofrecen poca seguridad y en algunos casos insatisfacción sexual.

Dentro de los métodos hormonales, que son sustancias que impiden la ovulación en la mujer y por tanto el embarazo, se encuentran las píldoras, las inyecciones y los implantes subdérmicos (Norplant). La píldora es un compuesto químico que el ser tomado diariamente impide la maduración y la expulsión del óvulo y por ende el embarazo. Se inicia el 5º día de haber comenzado la menstruación. Todos los días se toma una píldora, ojalá a la misma hora. En el cartón de 21 píldoras se suspende una semana entre cartón y cartón. En el cartón de 28 píldoras no se deja de tomar la píldora ni un solo día.

Por otro lado, Si tuvo una relación sexual sin usar ningún método anticonceptivo, o fue objeto de una violación sexual, y teme quedar embarazada, puede utilizar la anticoncepción de emergencia, más conocida como la “píldora del día después”.

La anticoncepción de emergencia o pastilla del día después es un método de emergencia y no debe ser usado frecuentemente porque pierde efectividad. La anticoncepción de emergencia o pastilla del día después es altamente efectiva cuando se emplea después de una relación sexual sin protección o de una violación para prevenir un embarazo no deseado. Para usar este método es recomendable siempre consultar con un médico.

Existen tabletas como Postinor© o Postday© que se deben administrar dentro de los cinco (5) días siguientes a la relación sexual sin protección. También puede tomar cuatro (4) tabletas de Microgynon o Nordette, seguidas de cuatro tabletas adicionales a las 12 horas. La efectividad es mayor entre menos tiempo transcurra entre la relación sexual sin protección y la toma de las tabletas.

Las tabletas pueden producir dolor de cabeza o de senos, náuseas o vómito. Estos malestares desaparecerán en uno o dos días. Si vomita dentro de la primera hora de haber tomado las tabletas, consulte con el médico. Es probable que tenga que repetir la toma.

La inyección es también un compuesto químico, que se aplica mensual o trimestral e impide la ovulación. Puede producir sangrados irregulares.

 

Los implantes subdérmicos (Norplant) consiste en colocar en la cara interior del brazo, cerca del codo, 5 o 6 pequeños tubos, fabricados en material plástico que contiene en su interior una hormona producida normalmente por los ovarios, que al ser liberada paulatinamente en el torrente circulatorio, impide la ovulación.

 

Por otra parte los métodos mecánicos de planificación, son métodos que impiden la unión del espermatozoide con el óvulo. Entre estos se encuentran los dispositivos intrauterinos (D.I.U.) los espermicidas y el condón. El dispositivo intrauterino (D.I.U.), es un pequeño elementos de plástico o combinado con metal (cobre) que se coloca dentro del útero (matriz), es un método muy efectivo, viene en varias formas: la T de cobre, el espiral y el 7 de cobre. Se aplica generalmente durante la menstruación o en los días siguientes a un parto y se puede usar durante varios años, con controles periódicos.

Los espermicidas son sustancias químicas que introducidos en la vagina disminuyen o anulan la capacidad de los espermatozoides para la fecundación. Los hay de tres clases: espumas, óvulos y tabletas. Se debe usar un espermicida por cada relación sexual y colocarlo profundamente en la vagina 10 minutos antes de la relación. Para mayor seguridad conviene utilizarlos con el condón. Por último, dentro de los métodos mecánicos aparece el condón, que es una bolsita delgada y elástica que el hombre se coloca en el pene cuando va a tener una relación sexual. El condón recoge el semen y evita que este llegue a la vagina. Debe usarse un condón nuevo para cada relación sexual. Es uno de los métodos más seguros.

Finalmente, encontramos dentro de los métodos de planificación los llamados definitivos, que son métodos quirúrgicos que evitan el embarazo en forma definitiva. Cuando una persona usa este método debe estar plenamente convencida de que no quiere tener más hijos. Dentro de los métodos definitivos encontramos la ligadura de trompas y la vasectomía.

La ligadura de trompas consiste en ligar o cortar las trompas de Falopio para evitar el paso del óvulo a la matriz (útero). No afecta la menstruación, el deseo sexual ni la feminidad.

La vasectomía es una pequeña cirugía que se le hace al hombre y consiste en cortar y ligar los conductos deferentes para evitar el paso de los espermatozoides. La vasectomía no afecta la eyaculación, el deseo sexual ni la virilidad. Los espermatozoides que ya no salen con la eyaculación son absorbidos por el organismo sin causar trastorno alguno. Durante las cinco (5) semanas siguientes a la intervención se debe usar otro método anticonceptivo pues puede haber algunos espermatozoides más delante de los conductos deferentes y producir un embarazo.

Enfermedades de Transmisión Sexual y el Sida. Las enfermedades de transmisión sexual son enfermedades infecciosas que se transmiten por las relaciones sexuales con personas contagiadas, por transfusiones de sangre o durante el embarazo o el parto la madre los puede transmitir al bebé.

Las enfermedades de transmisión sexual son numerosas, pero los más frecuentes son: la sífilis, la gonorrea y el Sida. Son peligrosas porque causan la muerte en el caso del Sida o causan graves daños en el organismo, en el caso de la sífilis o la gonorrea.

Existen otras enfermedades de transmisión sexual como los flujos vaginales y el herpes, que aunque no son tan peligrosos, pueden causar muchos molestias y daños en el organismo.

Por otro lado existen unos factores de riesgo a tener en cuenta en las enfermedades de transmisión sexual, entre los cuales se encuentran:

  • Tener más de un compañero (a) sexual.
  • No usar condón.
  • Compartir jeringas.
  • Recibir transfusiones de sangre sin sello de calidad, y
  • Trabajar en instituciones de salud, laboratorio o bancos de sangre.

De tal suerte que para prevenir las enfermedades de transmisión sexual debemos:

  • Tener relaciones sexuales con una sola persona y practicar la fidelidad mutua.
  • Si tiene relaciones sexuales con más de una persona, use siempre condón.
  • Lavarse los genitales con agua y jabón después de cada relación sexual (ojalá antes también).
  • No usar jeringas ni cuchillas de afeitar que hayan sido utilizadas por otras personas.
  • Si va a recibir una transfusión, exija que la sangre que reciba haya sido examinada, y,
  • Toda mujer embarazada debe asistir al control prenatal.

Finalmente, es importante aclarar, sobre todo a los jóvenes, que las enfermedades de transmisión sexual no se transmiten de la siguiente manera:

  • Ni por los alimentos, por el agua o por el aire.
  • Ni por el uso compartido de vajillas o utensilios de cocina.
  • Ni por darle la mano o comer con personas contagiadas.
  • Ni por picadura de mosquitos y otros insectos.
  • Ni por compartir asientos, sanitarios, lavamanos, tina para el baño o compartir piscinas.

Hablemos algo sobre el Sida. Tocamos este tema porque lo consideramos de la mayor importancia dentro de esta masiva campaña que hemos emprendido por impulsar la cultura de la prevención, ya que esta enfermedad está contagiando cada día más diversas capas de la población y cada persona debe aprender lo que más pueda acerca del SIDA, porque no es una enfermedad exclusiva de homosexuales o de trabajadoras sexuales, como se ha pretendido hacer creer.

Cualquier hombre, mujer o niño (a), sin importar la edad, puede contraer esta mortal enfermedad, sólo dependerá de la información y del comportamiento que se tenga a ella. El Sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) es una enfermedad grave e incurable que destruye las defensas del organismo, dejándolo más  predispuesto a las infecciones y haciendo que estas sean más graves y lleven rápidamente a la muerte. Además disminuye la resistencia del organismo al cáncer. Las defensas del organismo se afectan porque el virus del Sida ataca al sistema de defensa contra las infecciones.

El Sida fue reportado por primera vez en 1.981 en Nueva York y San Francisco y eran muy pocos los casos conocidos. Hoy por hoy, los casos de sida se vienen multiplicando en todo el mundo y sólo con la prevención podemos detenerlo. Investigaciones realizadas en todo el mundo han establecido con total seguridad que el virus del Sida se transmite de una persona a otra a través de la sangre, los tejidos y el semen o moco vaginal contaminados. El periodo de incubación de la enfermedad fluctúa de unos meses a varios años. Durante este período no se presentan síntomas ni señales que indiquen que la persona está infectada. Por eso, como no puedes detectar con precisión qué persona está o no infectada, se aconseja actuar siempre con prevención en todas nuestras relaciones sexuales.

  1. CULTIVAR ALTA MOTIVACIÓN Y LA INTELIGENCIA EMOCIONAL.

                                             

La motivación es aquella situación o estímulo que provoca que la persona realice una determinada acción. Íntimamente relacionada con el estímulo, supone un factor muy importante en nuestras vidas, especialmente para el trabajo, las relaciones con los demás o afrontar problemas, calamidades o enfermedades, entre otras cosas.

En algún momento, todas las personas se sienten decaídas, desmotivadas, tristes, sin ganas de hacer algo, de trabajar e incluso de seguir viviendo, y es cuando necesitan asumir ese estímulo, ese optimismo que les hace falta.

Las emociones negativas constituyen un riesgo para la salud e influyen a través de diferentes mecanismos. Quizás el más conocido es el Síndrome General de  Adaptación (SGA), más conocido como estrés.

El estrés no sólo puede inducir directamente efectos psicológicos y fisiológicos que alteran la salud, sino que también puede influir sobre la salud de modo indirecto,  a través del mantenimiento de conductas no saludables. Un individuo que viva bajo situaciones estresantes es más probable que incremente conductas de riesgo y reduzca todo tipo de conductas saludables. Por ejemplo, en algunos estudios se encontró que el incremento en el estrés estaba asociado a un incremento en el uso del alcohol, el tabaco y otras drogas. También se ha comprobado que parte de los efectos negativos que tiene el estrés sobre la salud proviene del hecho de que las personas sometidas a stress, especialmente de tipo laboral,  presentan hábitos de salud peores que las personas que no lo sufren.

Se ha sugerido que el apoyo social puede ser un factor modulador importante para aquellas personas que viven bajo situaciones estresantes (ej., de divorcio), pues practican más ejercicio físico y consumen menos tabaco o alcohol cuando gozan de un nivel elevado de apoyo social, en contraste con aquellas que cuentan con poco o ningún apoyo social.

Una actitud positiva nos determina la manera en que vamos a encarar las situaciones diarias. Tener una actitud positiva no significa que seamos superficiales, ya que es una característica de una alta autoestima. Está claro que cuando se interactúa en ambientes negativos es bastante dificultoso mantener una autoestima alta ya que el ambiente influye en bajarla, por eso no hay que dejar que esto ocurra, siempre tenemos la posibilidad de elegir. A continuación se presentan unas recomendaciones que ayudan a desarrollar una actitud positiva, para lo cual  sugerimos que tratemos de aplicarlas al máximo en nuestra vida diaria:

  1. Como no podemos controlar el comportamiento de las demás personas, ni cambiar sus actitudes negativas, simplemente debemos alejarnos de ellas. Esto no significa que nos aislemos de las personas que tienen una actitud negativa. Significa que aprendamos a manejar el tiempo con ellos. En vez de estar digamos, media hora con personas negativas, personas que se quejan constantemente y que se la pasan criticando todo, simplemente estemos con ellos 5 minutos. Tratemos simplemente de escucharlos y no entremos en discusiones que no nos llevarán a nada. Luego, busquemos a personas con una actitud positiva y estemos con ellas media hora. La compañía de estas personas lo ayudará a mantenerse positivo.
  2. Siempre mantenga una actitud positiva cuando se encuentre en ambientes de trabajo negativos. Trate de hacer lo mejor que pueda, no le eche la culpa a los demás. No compita con los demás, trate de ser creativo e intente ser mejor de lo que fue en su pasado. Siempre recuerde: cuídese usted mismo, el alimentarse mal, el no almorzar, comer o desayunar, trabajar demasiado, trasnochar, etc. son actitudes negativas. La idea es mantenerse positivo frente a usted mismo para tener una vida más saludable.
  3. Libérese de su pasado. El pasado, pasado es, no le dé tanta importancia, aprovechemos lo positivo y olvidemos lo negativo, no hay nada que se pueda hacer con respecto a situaciones negativas del pasado. Si usted cometió un error o usted piensa que fracasó, simplemente aprenda la lección y siga adelante.

LA MOTIVACIÓN

Hay veces en que ciertas circunstancias de la vida pueden provocar que dejemos de ver los objetivos claros y pensar en abandonar los planes y renunciar a lo que nos habíamos propuesto. Son situaciones difíciles, a veces inesperadas, que hacen que afloren nuestros miedos e inseguridades, que nos dejemos llevar por el desaliento, perdamos la motivación y nos sintamos perdidos, sin rumbo. ¿Qué podemos hacer si nos encontramos en una situación así? ¿Cómo podemos recobrar la motivación y seguir adelante con los proyectos? Si estamos dispuestos a poner de nuestra parte aquí se presentan varias propuestas que nos pueden ayudar: 

 

  1. Aceptar la realidad. Sabemos que es difícil y que es más fácil decirlo que hacerlo, pero es la realidad. La aceptación es un paso importante, saber que llegarán mejores tiempos, que esto es un mal momento en la vida. Resistirse al cambio sólo va a hacer que lo pases peor. Una forma de empezar a aceptar las cosas es mostrar gratitud por lo que todavía tienes, por poco que sea. Piensa en tres cosas por las que puedes estar agradecido todos los días, incluso pequeñas cosas valen: un día bonito, tener para comer, el apoyo de tu familia, la sonrisa de un desconocido, contar con trabajo, etc., seguro que puedes encontrar más de tres.
  2. Encontrar tiempo TODOS los días para hacer algo que nos guste.Aunque sólo sean cinco minutos, dedícalos a cuidarte. Sea lo que sea lo que te hace sentir bien: un rato al sol con un café, un buen libro, hacer ejercicio, darte un baño, ir al cine, al teatro, a una tertulia, jugar con tu hijo, rezar, meditar, lo que más te apetezca. Coge otra vez lápiz y papel y haz una lista con las cosas que te dan energía, que te hacen sentir bien y empieza hoy mismo.
  3. Buscar apoyo. Es un hecho, las personas que se relacionan socialmente son más felices. Aunque ahora sólo te apetezca estar solo y encerrarte en casa, es justo lo contrario lo que te hará sentir mejor. Rodéate de gente que te quiera y que te ayude a pensar en el futuro, nada de víctimas ni pesimistas. Tu pareja, tu familia, tus mejores amigos. Quien tú quieras, pero alguien.
  4. Descansar y reflexionar. En esta época en la que todos vamos corriendo a todas partes, parar a recuperar la energía te vendrá muy bien. Ahora es un buen momento para pararte a pensar por dónde vas y qué es lo que quieres. Normalmente, este tipo de situaciones hace que cambien tus prioridades, así que coge lápiz y papel (o siéntate al computador si lo prefieres) y empieza a apuntar todo lo que se te venga a la cabeza ante la pregunta “¿qué quiero?” No lo que los demás quieren o creen que es mejor para ti, sino en lo que tú quieres. Considéralo un tiempo de reflexión, para recargar las pilas y volver a dar lo mejor de ti mismo.
  5. Revisar tus objetivos y proyectos actuales. ¿Están en concordancia con lo que quieres? Recuerda que tus acciones y objetivos solo son útiles si te llevan a donde tú quieres ir. Por eso es importante que te tomes tiempo para decidir dónde quieres ir y en qué punto del camino estas.
  6. Céntrate en el siguiente paso a dar. Muchas veces cuando nos proponemos algo importante, nos agobiamos al ver todo lo que queda por hacer y ni siquiera sabemos por dónde empezar.Lo mejor es centrarse sólo en un paso, el que tienes que dar a continuación. Aunque siempre tengas en mente el destino final, centrarte en el siguiente paso a dar hará que te resulte más fácil empezar e ir avanzando, ya se sabe, paso a paso a paso y verso a verso, como dijera el poeta.
  7. Recuérdate constantemente por qué quieres lograr tus proyectos. Visualiza el resultado final, guarda fotos o recortes de cosas que te motiven y te recuerden cuál es tu objetivo. Una vez que tengas claro por qué tus proyectos son importantes para ti, el cómo no será un problema sino un mero obstáculo. Además, el hecho de saber lo que quieres y qué pasos tienes que dar para conseguirlo es algo que te hará sentir motivadocasi sin quererlo.

 

Es cierto que la situación de la humanidad es caótica y peligrosa. Pero como dice la Doctora Yesy Batres, famosa Guatemalteca y auténtica motivadora de estilo de vida saludable a través de sus videos, charlas y de su famosa página www. vivesaludableyfeliz.com, esta situación no determina que  nosotros estemos destinados al fracaso, al sufrimiento y a la destrucción, ¡Claro que NO! Cada día y en cada lugar vemos razones para ser optimistas.

Necesitamos optimismo para soportar el trajín de cada día, necesitamos optimismo para soportar una enfermedad, necesitamos optimismo para no dejarnos arroyar por los problemas, por el estrés y la ansiedad, necesitamos ser positivos y optimistas para replantearnos un estilo de vida más saludable, necesitamos ser optimistas para gozar de los mejores momentos de la vida.

Está demostrado que las personas optimistas viven más tiempo, gozan de mejor salud y disfrutan más de la vida, además de ayudar a ser feliz a los que le rodean. En cambio las personas negativas o pesimistas su mismo espíritu los enferma, recuerda lo que dice el Sabio Salomón: El espíritu triste seca los huesos, así que el pesimismo es una grave enfermedad de la mente y puede acabar hasta con la misma vida. Todo depende de la actitud que tomamos ante las circunstancias de la vida.

Abandonemos el uso de las palabras negativas y de pesimismo. Necesitamos aprender y usar mucho más las palabras positivas, palabras de esperanza y de ánimo.  Los problemas tienen solución, las enfermedades tienen cura, la vida tiene un sentido, puede que por la oscuridad no veas la salida, pero sigue caminando con optimismo y perseverancia que veras la luz de las soluciones, tendrás ánimo para seguir adelante y luchar por tus metas.  Recuerda que la vida es una, es corta y debemos aprovecharla y disfrutarla lo más que podamos y sobre todo que podamos hacer felices a todos aquellos con quienes nos encontremos a nuestro paso y en especial a nuestros seres queridos. No te dejes vencer, lucha por tu vida, lucha por tu felicidad, lucha por tener un estilo de vida saludable.

Por otro lado, una característica importante para el manejo de estilo de vida saludable lo representa el manejo de las emociones o la Inteligencia Emocional, que no es más que la capacidad que tiene una persona para manejar sus emociones con eficiencia y generando resultados positivos. Es decir, es la habilidad para controlar y gestionar bien las emociones, tanto las nuestras como las de los demás.

 

Una persona que se enfada con facilidad, que se pone triste con frecuencia o que no es capaz de controlar sus impulsos es alguien con mala inteligencia emocional. Por el contrario, una persona que se conoce bien a sí mismo, que es capaz de pensar antes de actuar, que entiende sus impulsos, que los expresa con educación siendo sincero pero, a la vez, consiguiendo no afectar negativamente a la gente que le rodea…o que es capaz de relativizar y sentir las cosas de una forma sana…sería una persona con muy buena inteligencia emocional.

 

Así mismo, la Inteligencia Emocional nos debe servir para entender las emociones de los demás y saber cómo tratar a la gente que nos rodea de forma que estén a gusto a nuestro lado y no les provoquemos emociones desagradables en ellos (ira, tristeza, frustración, dolor, etc.).

Finalmente, tratemos de vivir una vida con alto grado de motivación y optimismo, creciéndonos ante la adversidad, en vez de viniéndonos abajo. En el fondo la Inteligencia Emocional consiste en tratar de ser felices, porque la inteligencia emocional, al final, persigue la paz interior y la felicidad. Porque lo único que determina nuestra felicidad son las emociones. Si nuestras emociones están genial, nuestra vida irá genial. Si nuestras emociones están fatales, nuestra percepción de la vida, y nuestra vida misma, será depresiva, fatal y de un completo fracaso. Si no podemos controlar nuestras emociones, antes de que se afecte nuestra salud, debemos acudir a la ayuda de un sicólogo o terapeuta para resolver el problema.

  1. PROTECCION Y DEFENSA DEL MEDIO AMBIENTE

Este tema debe ocupar un puesto privilegiado no solo en la agenda de las políticas públicas de todos los gobiernos y de los líderes mundiales, sino en la vida, el comportamiento y la actitud de cada ser humano, por el impacto que  tiene sobre el nivel y la calidad de vida de todos los seres vivos que habitamos el planeta tierra, sobre todo con las consecuencias que ya estamos viviendo por el calentamiento global y los fenómenos de la Niña y del Niño a nivel global.

Nos toca, dentro del impulso de la cultura de la prevención y el manejo de estilo de vida saludable, alertar a nuestros conciudadanos y autoridades para cuidar, defender y proteger nuestro medio ambiente, empezando por el aseo y la limpieza personal, nuestra vivienda, nuestra calle, el barrio, los cerros, el agua, los ríos, quebradas, bosques y parques naturales, al igual que combatir la tala de bosques y promover la siembra de árboles para garantizar la existencia de un desarrollo armónico y sostenible, donde podamos realizar obras de infraestructura modernas en nuestras regiones y pueblos, sin convertirnos en depredadores ni contaminadores de la naturaleza y del Medio Ambiente y donde utilicemos las fuentes alternativas de energía.

Está demostrado que el deterioro ambiental produce efectos negativos directos e indirectos sobre la salud de las personas y compromete el desarrollo sostenible, mientras que un medio ambiente protegido potencia las posibilidades del hombre de preservar su salud. En los niños y niñas la calidad del ambiente tiene un mayor impacto en la salud, por ser éstos el grupo más vulnerable entre toda la estructura piramidal de la población.

Dos de las cinco principales causas de muerte infantil se agravan debido a las precarias condiciones del ambiente, por ejemplo, las enfermedades diarreicas agudas representan el 8% y las infecciones respiratorias agudas representan casi el 11% de las causas de muerte entre menores de 5 años. Estas muertes relacionadas con el ambiente se asocian principalmente con el agua contaminada, el saneamiento deficiente y el aire contaminado en interiores y exteriores.

Dentro de las actividades a realizar para proteger y conservar el Medio Ambiente de manera integral, estamos obligados a ser especialmente sensibles en el cuidado que debemos brindar a los animales y las plantas. La naturaleza nos brinda muchas lecciones a los seres humanos. Está comprobado que los niños que están en contacto con mascotas desarrollan ciertas capacidades sociales, son más empáticos, mejoran su autoestima, entre otros beneficios.

Finalmente, si continuamos deteriorando nuestro medio ambiente y no cambiamos nuestros comportamientos dañinos y negativos hacia nuestra salud, por unos positivos y saludables, tengamos la seguridad que esta combinación será la llave perfecta que frenarán o impedirán que nuestras presentes y futuras generaciones gocen de un estilo de vida saludable, como estamos viviendo ya con los ciclos de los fenómenos del Niño y de la Niña, producto de los gases de efecto invernadero que según el último informe de la Organización Metereológica Mundial, en el año 2.013 la concentración batió record perjudicando la atmósfera y los océanos.

 

CONTENIDO /       

PRÓLOGO  

                                                      CAPÍTULO I                                                    

BREVE RESUMEN SOBRE LA HISTORIA DE LA SALUD EN COLOMBIA

CAPÍTULO II

RIESGOS LABORALES EN EL SECTOR DE LA SALUD   

CAPÍTULO III

ESTILO DE TRABAJO SALUDABLE

CAPÍTULO IV

IMPORTANCIA DE LA SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO

                                                  CAPÍTULO V                                                

LA CULTURA DE LA PREVENCIÓN

                                                              CAPÍTULO VI

EL MANEJO DE ESTILO DE VIDA SALUDABLE

                                                          CAPÍTULO VII

EL PAPEL DE LA EDUCACIÓN EN LA PROMOCIÓN DE LA CULTURA DE LA PREVENCIÓN Y EL MANEJO DE ESTILO DE VIDA SALUDABLE

 

EL AUTOR 

 


COMPARTE