LA POESÍA CONTRA LA GUERRA

LA POESÍA CONTRA LA GUERRA

COMPARTE

Recogimos las palabras descritas en el 2015 en el Festival de Poesía de Medellín Una guerra no siempre es igual a otra guerra (en realidad nunca, a pesar de la gran cantidad  de rasgos que les son comunes a todas).

¿Cómo comparar, por ejemplo, una de las modernas guerras de invasión u ocupación (con ejércitos descomunales y armas todavía más descomunales), sobre pequeñas naciones casi inermes, con las guerras de liberación e independencia de naciones que estuvieron saqueadas y oprimidas por poderes externos mucho más grandes que ellas?

LA GUERRA DE DOS PUEBLOS

— de Manuel del Palacio —

Eran ayer hermanos: de la ciencia

Los dos propagadores se llamaban,

Y la industria y el arte cultivaban

Felices en la paz y la opulencia.

Un hombre, en hora de fatal demencia

Irritó sus pasiones que callaban,

Y hoy con mares de sangre quizá lavan

El impuro borron de su conciencia.

¡Madres! Mañana al despuntar la aurora

No busqueis del hogar en los confines

Al que vuestras venturas atesora.

¿El eco no escuchais de los clarines?

¡Tras ellos va la furia asoladora

De esta maldita raza de Caínes!

LOS DÍAS INÚTILES

— de Jaime Sabines —

Los días inútiles son como una costra

de mugre sobre el alma.

Hay una asfixia lenta que sonríe,

que olvida, que se calla.

¿Quién me pone estos sapos en el pecho

cuando no digo nada?

hay un idiota como yo andando,

platicando con gentes y fantasmas,

echándose en el lodo y escarbando

la mierda de la fama.

Puerco de hocico que recita versos

en fiestas familiares, donde mujeres sabias

hablan de amor, de guerra,

resuelven la esperanza.

Puerco del mundo fácil

en que el engaño quiere hacer que engaña

mientras ácidos lentos

llevan el asco a la garganta.

Hay un hombre que cae días y días

de pie, desde su cara,

y siente que en su pecho van creciendo

muertes y almas.

Un hombre como yo que se avergüenza,

que se cansa,

que no pregunta porque no pregunta

ni quiere nada.

¿Qué viene a hacer aquí tanta ternura fracasada?

¡díganle que se vaya!

MODERNISMO BÉLICO

— de Emilio Bobadilla —

Llanuras y llanuras, hoscas, desiertas,

que se alargan y alargan como un bostezo;

las horas tienen algo de cosas muertas;

son lentas y monótonas como un rezo.

A lo lejos el humo de un estampido,

como guiño de un ojo de humo y de llamas,

y unos cuervos que vuelan dando un graznido

y se esconden posándose en unas ramas.

¡Un campo de batalla! ¡Quién lo diría!

¿Dónde están los guerreros con sus fusiles,

dónde está de la guerra la poesía?

Metidos en las zanjas se tirotean.

De frío y no de bala, mueren a miles….

¿Son topos o son hombres los que pelean?

YO JEHOVÁ DECRETO

— de Nicanor Parra —

Yo jehová decreto

que se termine todo de una vez

hago la cruz al sistema solar

hay que volver al útero materno

doy por finiquitada la cosa

que no se escape nadie

que se termine todo de golpe

para qué vamos a andar con rodeos

está muy bien la guerra de viet-nam

está muy bien la operación a la próstata

yo jehová decreto la vejez

ustedes me dan risa

ustedes me ponen los nervios de punta

sólo un cretino de nacimiento

se arrodilla a venerar una estatua

francamente no sé qué decirles

estamos al borde de la tercera guerra mundial

y nadie parece darse cuenta de nada

si destruyen el mundo

¿creen que yo voy a volver a crearlo?

SI QUIERES SEGUIR LEYENDO + EN NUESTRO PRÓXIMO NÚMERO DE LA EDICIÓN IMPRESA ENCONTRARÁS COMO LA POESÍA DESNUDA A LA GUERRA

SUSCRÍBETE Y RECIBIERAS TODAS NUESTRAS ACTUALIZACIONES

[jetpack_subscription_form show_only_email_and_button=»true» custom_background_button_color=»undefined» custom_text_button_color=»undefined» submit_button_text=»Subscribe» submit_button_classes=»undefined» show_subscribers_total=»false» ]

573 lecturas
COMPARTE

Exprésate, di lo que piensas

TRADUCTOR »