COMPARTE

PRÓLOGO N° 1

En los últimos años se han diseñado y publicado varios textos en salud ocupacional, hoy llamada Seguridad y Salud en el trabajo, para los trabajadores en Colombia. Algunos han sido bien recibidos, otros no han sobrevivido.

Esta disciplina de la SALUD es la mejor expresión de una verdadera promoción y prevención de las enfermedades y muy especialmente en el campo de las patologías relacionadas con los oficios y profesiones, es decir, relacionadas con el trabajo y el ámbito laboral.

Otro aspecto clave de la SALUD DE LOS TRABAJADORES es que son estos los primeros a señalar los peligros y los impactos en la salud que los sitios y puestos de la labor producen en forma individual y colectiva. Es la razón fundamental para generar educación y conocimiento sobre los elementos y ambientes que tienen potencialmente afectación a quienes los utilizan o comparten.

Los tres componentes básicos de la SALUD OCUPACIONAL conocidos son a saber: los patronos, quienes son los dueños de los medios de producción, los gobiernos, que tienen la capacidad de generar normas y leyes en esta materia, y los trabajadores, que son los llamados a cuidar sus condiciones de vida y de trabajo.

Cada uno de ellos tiene un rol que cumplir y es por eso que a los patronos les interesa el asunto de la protección individual, al gobierno la inspección y vigilancia y los trabajadores están obligados a saber las causas de todos los riesgos, tanto los físicos, químicos como los sicosociales.

En este marco conceptual y jurídico se resalta el hecho de tomar la decisión de aproximarse a la realidad de cómo debe estudiarse la seguridad y salud de los trabajadores del sector de la salud, ya que su función primordial es cuidar la salud y vida de todos los seres humanos, y es por ello que se llaman LOS CUIDADORES.

Que bien que el autor de esta obra se atreva a establecer el método y los mecanismos para establecer una política de cómo cuidar la salud y el bienestar de LOS CUIDADORES. Los profesionales y trabajadores de la salud no solamente realizan sus labores en medio de los riesgos señalados arriba, sino que además se les agrega los riesgos biológicos e inmunológicos.

Este material se constituye en un libro guía, encaminado a prevenir riesgos o peligros a todos los trabajadores, pero especialmente a los que laboran en el sector salud, sugiriendo técnicas preventivas reunidas en el entorno de trabajo para disminuir accidentes y enfermedades profesionales y la cultura de la prevención y el manejo de estilo de vida saludable.

Este libro es muy funcional, porque permite visualizar el riesgo y como mitigar la ocurrencia. Pero es una herramienta que todos los agentes del sector salud deben tener preferiblemente en forma individual, pero conociendo a mis colegas y compañeros debemos exigir que en cada servicio y entidad debe estar a disposición de todos los trabajadores. Igualmente debe convertirse en un manual incluido en los requisitos de habilitación y de calidad.

Aunque hoy en día en cada institución prestadora de servicios de salud posee en sus procesos de inducción obligatoria los protocolos de manejo para el riesgo especifico, especialmente el área física y puesto de trabajo, no sobra presentar el texto de la manera más sencilla y lucida en la medida que lo permita el intrincado del tema. Basado el libro en el propio conocimiento y experiencia del autor, enriquece el asunto que obliga también a que sea material de consulta constante.

 

PEDRO ALFONSO CONTRERAS RIVERA

Médico Especialista en Salud Ocupacional, Presidente Nacional de ASMEDAS.

 

PRÓLOGO N° 2

Las estadísticas de mortalidad laboral en Colombia son en extremo preocupantes: 582 trabajadores fallecidos en los últimos cinco (5) años, con un promedio de 1.6 persona fallecida/día. Quizás alguno de ellos fue uno de nuestros compañeros. Quizás alguno de ellos murió en cumplimiento de la orden impartida por su Jefe o Supervisor. Quizás alguno de ellos confió en el Permiso de Trabajo expedido o verificado por el personal de Seguridad y Salud en el Trabajo. Las anteriores cifras recogen únicamente los accidentes de trabajo mortales reportados por las Administradoras de Riesgos Laborales. No contemplan las muertes de los trabajadores informales (trabajadores independientes) ni de aquellos cuyos empleadores omitieron su obligación de afiliarlos al Sistema General de Riesgos Laborales. Quiere decir lo anterior que el problema es aún mayor.

No es objeto de estas líneas entrar en el detalle de las causas que originaron tales accidentes mortales. Queremos aprovechar este espacio para llamar la atención de una conducta que durante años hemos ignorado: el ordenar tareas críticas, trabajos peligrosos, sin el mínimo de medidas preventivas. Tomemos por ejemplo el sector de la construcción, uno de los más golpeados por la informalidad y la accidentalidad. A pesar de haberse avanzado en la modalidad de contratación, afiliación al Sistema General de Seguridad Social, entrega de elementos de protección personal, etc., de todos es sabido que, acercándose la entrega de la obra, es más importante el cumplimiento del contrato que la conservación de la vida del trabajador. Lo mismo puede decirse del sector agroindustrial, transporte y otros, donde se mira la Seguridad y Salud en el Trabajo como un gasto y se piensa que los procedimientos de trabajo son talanqueras, contratiempos que impiden la realización de la labor.

En Colombia no se encuentra contemplado el castigo para el Jefe, Supervisor o Interventor que ordene o permita la realización de una tarea crítica pretermitiendo las mínimas medidas de seguridad. Y ello porque en caso de un evento mortal, la persona que dio la orden o pudo impedir el insuceso mortal, responderá a título de homicidio culposo o preterintencional, a menos que se demuestre que actuó con dolo. Sabemos que nadie en su sano juicio desea o quiere intencionalmente causarle un daño a su trabajador. Sabemos que existen Programas de sensibilización, de prevención de accidentes, de entrega de elementos de protección personal, en fin, que la empresa tiene implementado el Sistema de Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo (anteriormente denominado Programa de Salud Ocupacional). Pero también sabemos que muchas de las empresas de los sectores anteriormente citados, solo lo tiene para cumplir con la normatividad legal colombiana. Que son Programas o Sistemas de papel, en los cuales el compromiso gerencial brilla por su ausencia. Que no se han asignado responsabilidades a sus funcionarios. Que el Comité Paritario de la Seguridad y Salud en el Trabajo (COPASST) no funciona. Que no se cuenta con un adecuado programa de capacitación. Que la Matriz de Identificación de Peligros y Evaluación de Riesgos es una copia de una empresa similar. Que no se cuenta con el Procedimiento de Gestión del Cambio.  Que el Responsable del Sistema de Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo no cuenta con el apoyo de la Alta Dirección, entre otras falencias. Se dirá que somos pesimistas. Que nos gusta mirar el vaso medio vacío. Quizás sea cierto, pero no podemos ocultar una cruda realidad: cada día mueren más de dos trabajadores en Colombia. Debemos parar ya!

Una de las soluciones para encontrarle freno a la galopante mortalidad laboral es elevar a la categoría de delito de peligro las órdenes impartidas contra la integridad y salud del trabajador o las omisiones en su deber de protección y seguridad de la alta dirección, sus directivos, jefes, supervisores e interventores. La vida del trabajador está por encima de cualquier compromiso contractual. Y pueden conciliarse sin dificultar ambos deberes. En la medida que se impongan condenas y sanciones penales por violación al deber de cuidado y protección del trabajador, las órdenes impartidas serán más humanas, se apoyará al Responsable de la Seguridad y Salud en el Trabajo, se cumplirán las medidas de higiene y seguridad. De esta manera podemos garantizar que el trabajador regrese sano a casa.

Finalmente quiero manifestar que la obra de Jorge Agudelo Moreno va dirigida precisamente hacia este objetivo, a hacer conciencia sobre la importancia que tiene la implementación con seriedad del Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo en el sector de la salud, me pareció interesante su análisis cierto y crítico sobre los antecedentes y la crisis que en la actualidad se vive en el sector de la salud, igualmente merece el reconocimiento que el autor del libro hace al insistir en los tres últimos capítulos del libro sobre la necesidad que tiene el país de implementar esas dos políticas públicas como lo son la cultura de la prevención y el manejo de estilo de vida saludable y sobre todo su apuesta positiva sobre el papel que juega la educación en la promoción de estas dos necesarias políticas públicas.

Por último quedo en deuda en el sentido que profundizara mi opinión y mi propuesta para los trabajadores colombianos sobre la necesidad de promover la presentación de un proyecto de Ley para implementar en Colombia el delito de riesgo o peligro, tal como existe en varios países del mundo, tema que ayuda a la prevención de accidentes y enfermedades laborales y con el cual quedo comprometido a desarrollar e impulsar en la próxima legislatura para bien de la seguridad y salud en el trabajo en Colombia.

JESUS PALOMINO CERVANTES. Abogado, especialista en Derecho Laboral y Seguridad Social.

 

CONTENIDO /       

PRÓLOGO  

                                                      CAPÍTULO I                                                    

BREVE RESUMEN SOBRE LA HISTORIA DE LA SALUD EN COLOMBIA

CAPÍTULO II

RIESGOS LABORALES EN EL SECTOR DE LA SALUD   

CAPÍTULO III

ESTILO DE TRABAJO SALUDABLE

CAPÍTULO IV

IMPORTANCIA DE LA SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO

                                                  CAPÍTULO V                                                

LA CULTURA DE LA PREVENCIÓN

                                                              CAPÍTULO VI

EL MANEJO DE ESTILO DE VIDA SALUDABLE

                                                          CAPÍTULO VII

EL PAPEL DE LA EDUCACIÓN EN LA PROMOCIÓN DE LA CULTURA DE LA PREVENCIÓN Y EL MANEJO DE ESTILO DE VIDA SALUDABLE

 

EL AUTOR 

 

 


COMPARTE